Ciberseguridad: porque no quiero llorar (Wannacry)

“Ciberseguridad” es un término cada vez más común para los usuarios tecnológicos, especialmente en el entorno de las organizaciones tanto públicas como privadas, al que después del famoso ataque masivo de mayo de 2017 denominado “Wannacry” (“quiero llorar”), decidieron dar la relevancia que merece.

Más del 80% de los expertos actuales en Ciberseguridad creen que todos los riesgos cibernéticos aumentarán exponencialmente en los siguientes años, por lo que se incrementará la criticidad de estos procesos dentro de las organizaciones. Las ciberamenazas se encuentran entre el top 5 de las mayores preocupaciones de los CEO´s en 2019 y la tendencia es al alza.

Más información

#HablemosDeSeguridad

Vía @Notisjuridicas

Los cinco tipos de ransomware que más afectan a los usuarios.

Los ataques procedentes de programas que intentan secuestrar los datos o las máquinas de las víctimas se encuentran a la cabeza de las vulnerabilidades que afectan a miles de usuarios en todo el mundo desde hace varios años. Desde el ya histórico WannaCry de 2017 hasta TorrentLocker.

Más información

#HablemosDeSeguridad

Vía @cybersecurityES

WannaCry sigue vivo, llega a casi 75,000 víctimas.

El ransomware WannaCry sigue siendo la familia de cryptor más extendida y ha alcanzado a casi 75,000 usuarios desde el tercer trimestre de 2018, según una nueva investigación de Kaspersky Lab.

La firma descubrió que desde el brote de WannaCry en mayo de 2017 que le costó al NHS 92 millones de libras, el ransomware ha afectado a 74,621 usuarios en todo el mundo y sigue activo un año y medio después, representó el 28% de todos los ataques de cifrado en el tercer trimestre de 2018, un crecimiento de más de dos tercios en comparación con el tercer trimestre de 2017.
Más información
#HablemosDeSeguridad

WannaCry tiene un pariente que hace minería de criptomonedas: el WannaMine

Al ransomware WannaCry, que el año pasado puso en jaque los equipos de cómputo en todo el mundo, le salió un pariente que hace minado de criptomoneda sin el consentimiento del operador del equipo. Ambos están emparentados por el exploit EternalBlue, desarrollado por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

#HablemosDeSeguridad
Vía El Economista
Más información