Menores chatean con extraños con Messenger Kids, y sus padres no lo sabían

La aplicación fue diseñada por Facebook específicamente para niños de 6 a 12 años de edad, donde solo podían interactuar con personas que hayan sido aprobadas por sus padres.

Sin embargo, según el portal The Verge, una falla de diseño permitió a los usuarios eludir esa protección a través del sistema de chat grupal, permitiendo a los niños ingresar a chats con extraños no aprobados.

Durante la semana pasada, Facebook ha estado cerrando silenciosamente esos chats grupales y ha alertado a los usuarios, pero no ha hecho declaraciones públicas que revelen el problema. 

La aplicación permitió que alguien extraño se involucrara en un grupo sin ser alguien aprobado por los usuarios y así se crearán chats grupales donde prácticamente interactúan con desconocidos 

Como resultado, miles de niños se quedaron en chats con usuarios no autorizados, una violación de la promesa central de Messenger Kids.

No se sabe realmente cuanto tiempo ha estado presente el error en la aplicación, que se lanzó con características de grupo en diciembre de 2017.

La falla de privacidad es particularmente sensible a la ley porque Messenger Kids está diseñado para niños menores de 13 años y, por lo tanto, está sujeto a la Ley de Protección de la Privacidad en Línea de los Niños (COPPA). Algunos grupos de privacidad ya han acusado a Messenger Kids de violar la COPPA mediante la recopilación de datos de los usuarios, y ésta última falla de privacidad solo aumentará esas preocupaciones.

Qué datos de nuestros hijos tiene internet y cómo pueden perjudicarles en el futuro

Con información de BBC News

Hasta hace algunos años, quizá una década, las preocupaciones que tenían los padres cuando sus hijos llegaban a la edad adolescente, aparte de cuestiones relacionadas con los estudios, se centraban en cosas como el primer consumo de alcohol, el coqueteo con las drogas, los riesgos ante un sexo sin protección, peleas nocturnas tras una noche de fiesta, etc.

Hoy día, sin duda, esto nos sigue sonando a todos los que somos padres y madres de adolescentes y jóvenes, pero con una salvedad, la preocupación, si cabe, es aún mayor.

¿Por qué? ¿Se emborrachan más? ¿Se drogan más? ¿Se pelean más?
La respuesta es no.

Todo con el smartphone

El problema es que ahora tienen la costumbre de documentarlo todo con sus teléfono móviles, tanto lo bueno como lo malo.

Así, aquello que antiguamente hubiera podido quedarse en una «mala noche», hoy les puede acompañar por el resto de sus días.

Sí, es lo que conocemos como huella digital.

Y como nos confirma el estudio que realizó empantallados.com, justo eso, la sobreexposición en internet, es la máxima preocupación que las familias tienen en la actualidad, por encima del uso abusivo u otros riesgos como el ciberbullying o el grooming.

Y tiene todo el sentido, ya que hacer un uso no seguro o problemático de internet o redes sociales es lo que puede traer como consecuencia el resto de peligros asociados a las nuevas tecnologías. Sabemos que WhatsApp, Instagram y Youtube son las aplicaciones que más utilizan los adolescentes y jóvenes. Pero también sabemos que del 98% de los que con 15 años navega por internet solo un tercio lo hace de manera no problemática.

Supervisar el rastro personal de los hijos

Si, además, pensamos que, como nos confirman un 6 % de los padres, les compraron los dispositivos cuando tenían entre 11 y 12 años, la necesidad de supervisar y controlar a esas edades el rastro personal que puedan ir dejando por la red es muy necesario. Pero, como dijo Voltaire, «comencemos aclarando los términos».

¿Qué entendemos por huella digital?

Se trataría de todos los rastros que dejamos al navegar por internet: los comentarios que hacemos en las redes sociales, fotografías o vídeos que subimos a las plataformas, los likes en las publicaciones, las descargas de apps, llamadas de Skype, uso de mensajería instantánea, registros de correo electrónico…

En definitiva, un historial online que, potencialmente, puede ser visto por otras personas o almacenado en una base de datos.

El rastro indirecto

También tenemos que saber que la manera en que funcionan los dispositivos móviles actualmente hace que generen una huella digital más indiscreta. Los smartphones reducen la capacidad de los usuarios de conectarse de forma anónima, ya que son los desarrolladores quienes tienen todo el control de la información que se envía a otros servicios o terminales.
Es más, muchas veces los servicios de localización están habilitados por defecto, o se incluyen en un conjunto de permisos que se solicitan al usuario al instalar la aplicación, por lo que podríamos ser geolocalizados al momento por cualquier persona.

Además de esto, están los llamados metadatos que vienen implícitos en las fotografías y vídeos que tomamos con nuestros dispositivos. Por ellos se sabe información como a qué hora fue tomada la imagen, en qué fecha, con qué teléfono y en qué ubicación.

Y, dicho esto, llega el momento «crisis»: ¿podría cualquier persona con unos mínimos conocimientos informáticos (sin tener que ser un ciberdelincuente, vaya) sacar esta información de nuestro contenido en redes sociales, blogs o foros, que previamente se hubiera descargado a su ordenador? La respuesta es sí y no. O depende.

Quién conserva los metadatos

Como nos confirma Javier Solueta, experto en ciberseguridad y análisis de riesgos para empresas, hay plataformas como Facebook, Instagram o Twitter que cuidan más la privacidad de sus usuarios y borran los metadatos de las fotografías y vídeos antes de ser publicados en sus perfiles.

Aunque sí guardan esa información, ojo, para poder «mejorar sus servicios y desarrollar otros».

Pero otras, como Flickr o Tumblr, o incluso el propio Google, no, ya que no alteran los archivos y conservan todos los metadatos.

Pero los metadatos no solo se encuentran en fotografías o vídeos, sino que están presentes en cualquier tipo de archivo digital, incluidos los textos o los PDFs.

Esto supone que a la hora de pensar en cuidar nuestra huella digital y posibles crisis de reputación que nos puedan causar, también tendríamos que pensar en cualquier contenido que subamos a la red.

En el caso de ordenadores o portátiles, todo es mucho más sencillo, ya que podemos navegar en privado o borrar cookies, eliminando todo rastro de nuestra huella online, salvo por los contenidos o archivos que subamos a las plataformas.

Hábitos de «higiene» en ciberseguridad

Por todo esto, se hace más que necesario desarrollar hábitos de «higiene» básica en el campo de la ciberseguridad.

Y esto es algo que debemos aprender en casa y desarrollar los adultos, para luego poder educar en digital a nuestros hijos:

  • No quedarnos con las configuraciones por defecto o preconfiguradas de apps y plataformas en las que nos demos de alta, sino personalizarlas según nuestras necesidades.
  • Leernos las políticas de privacidad antes de aceptarlas (¡Sí, de verdad que se puede!).
  • Utilizar diferentes correos, uno para los temas profesionales o personales, y otro para las compras online o configuraciones de redes sociales.
  • Usar una tarjeta de prepago para los eCommerce o una tarjeta de crédito distinta a la utilizada normalmente.
  • Utilizar contraseñas robustas de bloqueo de los dispositivos y de acceso a las aplicaciones o cuentas personales, y, si es posible, utilizar también la verificación en dos pasos.
  • Mantener los dispositivos siempre actualizados y con sistemas antivirus.

Novedades y actualizaciones

Porque, aunque siempre podamos clamar a Google esgrimiendo nuestro «derecho al olvido», hemos de saber que, en España, de las 249.564 solicitudes o peticiones de retirada de URL o 76.947 de borrado recibidas, tan solo se ha llevado a cabo un 44,6 %.

Facebook, Twitter y Youtube están entre los dominios de la mayoría de las URL que han quitado de la «búsqueda» de Google.

Así que, como si de una enfermedad se tratase, ¡más vale prevenir que curar!

Más información en BBC News

Invita SECESP al primer concurso de dibujo y pintura “Un like por la prevención”

Con información de El Sol de San Luis

Este certamen busca reflejar el sentir de las nuevas generaciones respecto al uso responsable de las nuevas tecnologías y redes sociales

Con el compromiso de fomentar el uso responsable de las nuevas tecnologías y redes sociales entre niños, niñas y adolescentes a través de la cultura y el arte, el Secretariado Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública (SECESP), a través de su área de Coordinación y Prevención del Delito, invita a participar en el Primer Concurso de Dibujo y Pintura “Un Like por la Prevención”.

El titular del SECESP, Armando Oviedo Abrego recordó que esta campaña se imparte a estudiantes de primaria, secundaria, bachillerato y universidad, con el objetivo de dar a conocer los beneficios que ofrecen el Internet y las redes sociales, pero también advertir los peligros que representan ciertas conductas que se presentan cada vez con mayor frecuencia a través de dichos medios, como son el “sexting”, “grooming”, “phishing” o “phubbing”.

Un Like por la Prevención” pretende concientizar a la niñez y juventud potosina sobre el riesgo que puede representar compartir información personal y/o familiar en Internet, a fin de prevenir que puedan ser víctimas de algún delito como abuso sexual equiparado, difusión ilícita de imágenes, robo de identidad, extorsión y/o pornografía infantil.

A través de la cultura y el arte, este certamen busca fomentar la creatividad y reflejar el sentir de las nuevas generaciones respecto al uso responsable de las nuevas tecnologías y redes sociales, por lo que algunas de las preguntas que pueden ayudar a quien desee realizar su dibujo y/o pintura son: ¿cómo podemos navegar de forma segura en Internet?, ¿qué peligros encontramos en redes sociales?, ¿cuál es la realidad de las redes sociales?, ¿qué fenómenos existen en Internet? y ¿cómo vives las redes sociales?, entre otras.

En el concurso podrán participar todas las niñas, niños, adolescentes y jóvenes de entre 8 y 20 años de edad, los cuales estarán divididos en tres categorías: de 8 a 12 años; de 13 a 16 años y de 17 a 20 años. Los trabajos deberán ser entregados en las oficinas del área de Coordinación y Prevención, las cuales están ubicadas en la calle Tres Guerras No. 100, Colonia Moderna, en un horario de lunes a viernes de 08:00 a 20:00 horas. La fecha límite para la recepción de trabajos será el 31 de agosto de 2019.

Participarán todos aquellos dibujos que se reciban en tiempo y forma. Cada participante podrá inscribir un sólo trabajo, el cual debe ser elaborado en cartulina o papel no mayor de 60 x 45 centímetros y no menor de 28 x 23 centímetros; la técnica es libre, por lo que se puede utilizar lápiz, grafito, carbón, pasteles, lápices de colores, técnicas a blanco y negro, sanguina, crayones, acuarelas, pinturas acrílicas, tintas y óleos.

Al reverso de su trabajo, los concursantes deberán anotar el título de la obra y los datos del autor: nombre completo y edad, correo electrónico, domicilio (calle, número, colonia, delegación o municipio, código postal, estado), teléfono, nombre de la escuela a la que pertenece y medio por el cual se enteró del concurso.

El jurado calificador estará integrado por representantes de la Secretaría de Educación de Gobierno del Estado (SEGE), DIF Estatal, Policía Cibernética, Centro de Justicia para las Mujeres, Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas, Secretaría de Cultura y del propio SECESP, cuyo fallo será inapelable.

Los resultados del concurso se darán a conocer el 9 de septiembre a través del sitio web y redes sociales del SECESP. Los primeros tres lugares de cada categoría recibirán un reconocimiento y atractivos premios, además de que sus dibujos serán publicados en las páginas oficiales de este Secretariado.

Más información en El Sol de San Luis

¿Sabes (realmente) con quién quedan tus hijos por Internet?

Con información de El País

Cada vez más menores son víctimas del ‘grooming’, un delito de acoso y abuso cibernético en el que un adulto se hace pasar por un adolescente con fines de carácter sexual. Desde el entorno familiar y educativo, ¿por dónde pasa la solución a este problema?

Su modus operandi era siempre el mismo: a través de una red social, creaba un perfil falso de un adolescente y contactaba con sus víctimas. Tras ganarse la confianza de las menores de edad, les pedía fotografías comprometidas. Más adelante, les exigía imágenes de mayor contenido sexual. Después llegaba el chantaje, con amenazas y coacciones. De esta manera contactó con 283 chicas, hasta que una de ellas, una niña de 13 años, le denunció. El acosador, de 27 años, ingresó en prisión.

Este caso, real, explica lo que es el grooming, una técnica de acoso y abuso en Internet en la que los adultos se suelen hacer pasar por menores e intentan establecer un contacto con niños y adolescentes que dé pie a una relación de confianza. Después, el agresor acaba por ejercer un control emocional del menor y, finalmente, pasa al chantaje con fines sexuales. Una gradación que hace que la víctima no tenga casi ninguna posibilidad de reacción con respecto a un adulto que domina perfectamente esta técnica.

Un 97% de los adolescentes entre 14 y 17 años tiene perfil en redes sociales, y uno de cada tres acepta solicitudes de personas que no conoce

El País

Las autoridades coinciden en que este delito, tipificado en el Código Penal (artículo 183 ter), se ha multiplicado en los últimos años. En 2018, la Fundación Anar, una de las asociaciones españolas de referencia en la ayuda a niños y adolescentes en riesgo, recibió 161 llamadas de orientación especial por casos de grooming, un 419,3% más que en 2017. Son datos similares a los que publicó hace algunos meses la Fiscalía General del Estado en su Memoria 2018. El Ministerio Público actuó ante 159 casos de grooming, un delito “que en solo un año repuntó un 62,2%, el triple que los expedientes relacionados con pornografía infantil”, advierte el documento. Además, y según la Agencia de Protección de Datos, el 97% de menores entre 14 y 17 años posee redes sociales. De ellos, 1 de cada 3 acepta solicitudes de amistad de personas que no conoce.

Hablemos de sexualidad

Los expertos insisten en que el grooming supone, en sí mismo, un abuso sexual porque esta agresión a través de la Red afecta “al sano despertar sexual” de las víctimas, según la psicóloga Ana Isabel Saz Marín. Sus consecuencias son, además, devastadoras para el menor: ansiedad, depresión, problemas de sociabilidad, pérdida de amistades, caída del rendimiento académico, sentimientos de culpa…

Esta especialista con 20 años de experiencia explica que la clave para evitar caer en esta práctica delictiva pasa por la prevención. Por ejemplo, es bueno establecer unas normas de uso de Internet en casa y unos horarios, no compartir nunca información personal con desconocidos, no contactar ni quedar nunca con personas de las que no tenemos referencias, establecer sistemas de control parental, enseñar a los menores a utilizar las nuevas tecnologías y, sobre todo, hablar con naturalidad del amor y la sexualidad, ya que esto les ayudará a diferenciar las relaciones saludables de las que no lo son.

“Es importante que se hable con los menores desde edades muy tempranas de la seguridad en la Red y del peligro de los abusos sexuales. Debe hacerse con palabras muy sencillas que los niños puedan entender bien como, por ejemplo, sobre los buenos y malos secretos, lo que me hace sentir bien y mal, los acercamientos que son buenos y los que son malos”, explica Saz Marín, que imparte clases en el Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP).

Un grandísimo sentimiento de culpa

La comunicación en el hogar es, pues, fundamental. Y eso pasa por crear un clima de total confianza con los menores desde pequeños, por establecer diálogos cotidianos. “Debemos estar pendientes de los hijos, alertarnos ante cambios desadaptativos, pasar tiempo con ellos, hacer que se sientan queridos”, coincide la psicóloga Paula Cañeque.

En su opinión, el mejor control es la confianza que los padres y la familia deben establecer con los menores. “Tenemos que hablar de todo con ellos, interesarnos por su vida, observar sus conductas, su estado de ánimo. Y todo ello desde el amor, sin presentarnos como si estuviéramos haciendo un interrogatorio porque, al final, si hemos sembrado las semillas oportunas, ellos mismos se abrirán con más facilidad”, prosigue esta experta.

El problema es que, en el caso del grooming, las víctimas no suelen informar a los adultos de su entorno. Son reacias a dar cualquier tipo de información, están llenas de temores y miedos y desarrollan un fortísimo sentimiento de culpa. Los menores piensan que son ellos los responsables del abuso. Por eso es imprescindible estar muy atentos en casa ante cualquier cambio importante en el comportamiento del menor. “Pueden ser cambios en sus hábitos cotidianos, sus relaciones con sus compañeros, si presentan síntomas físicos y psicosomáticos (dolores de cabeza, náuseas, mareos), miedo a salir de casa, explosiones de ira o rabia, excesivas reservas en la comunicación…”, enumera Cañeque.

Charlas en los colegios

Al igual que la familia, el papel que juega la escuela es fundamental para prevenir y detectar el grooming. Desde hace ya algún tiempo, en algunos colegios e institutos se imparten charlas específicas a los alumnos sobre esta cuestión. En estas sesiones, además de profesores y divulgadores, también participan policías.

Por ello es clave introducir cuanto antes el grooming en la agenda social y escolar, en los medios de comunicación, para que los ciudadanos sepan que es un peligro real que existe, y que tiene solución. “Hay que dejar muy claro a las víctimas que son inocentes, que no son culpables de nada. Que es algo que le puede pasar a cualquiera y que el que lo hace es un psicópata integrado en la sociedad que debe pagar lo que ha hecho”, añade Piñuel.

En estas charlas educativas, los profesores han de hablar con claridad del delito. Porque el problema se puede empezar a atenuar a través de la información en las aulas. “Hay que contar a los chicos que estas prácticas ocurren cada vez más en la Red. Explicarles en qué consiste este engaño, de tal manera que el alumno se dé cuenta de que eso que oye es lo que le está pasando a él y se atreva a dar el paso de contarlo. También hay que asesorarlos sobre cómo pedir ayuda”, puntualiza este especialista. Y siempre, en última instancia, denunciarlo a la Policía.

Más información en El País

Detenidos 31 pedófilos por engañar a 145 niños para realizar prácticas sexuales en Internet

Las víctimas eran niñas de 8 a 14 años. La operación de la Guardia Civil y el FBI se inició en 2016.

Con información de El País

La Guardia Civil y el FBI han detenido a 31 personas e identificado a 145 menores, la mayoría niñas, que habían sido captadas para participar en una plataforma de Internet de videoconferencias, en las que las víctimas grababan vídeos de contenido sexual. La plataforma, que ha sido bloqueada, estaba administrada desde España, donde se ha detenido a tres personas y se ha identificado a ocho menores. La mayoría de actuaciones policiales, en el marco de la Operación Craven, iniciada en 2016, se han practicado en Estados Unidos.

Los distintos grupos investigados utilizaban técnicas similares, con un reparto claro de roles y una forma de actuar totalmente organizada. Algunos ejercían de cazadores, y rastreaban a menores en diferentes redes sociales, principalmente niñas de entre 8 y 14 años de edad a las que enviaban enlaces para participar en la plataforma intervenida. Cuando las niñas visitaban este lugar, los loopers entraban en acción. Emitían vídeos previamente grabados de otros menores con el fin de que las víctimas pensasen que estaban interaccionando con personas de su misma edad y no con adultos. Animaban a las menores a emitir a través de su webcam, haciéndoles peticiones que comenzaban como un juego para ganarse su confianza.

Inicialmente, utilizaban imágenes en las que los menores aparecían en juegos propios de su edad y pedían a sus víctimas que imitasen sus movimientos. Posteriormente, utilizaban vídeos de contenido sexual cada vez de mayor intensidad, incluyendo prácticas de contenido especialmente degradante.

Las investigaciones de la Operación Craven se iniciaron hace tres años, después de que la Guardia Civil recibiera una información del grupo contra la explotación sexual del FBI que alertaba de la existencia de una plataforma con contenido pedófilo. El primer registro realizado en España en el marco de esta investigación fue practicado en febrero de 2018 en Alicante. El detenido ha sido recientemente juzgado y condenado a 180 años de cárcel por 38 delitos de producción y distribución de material pornográfico con menores con «carácter degradante o vejatorio».

El análisis del material intervenido durante ese primer registro permitió constatar que esta persona ejercía un rol de liderazgo dentro de su grupo, estableciendo reglas para el resto de componentes, cuyo incumplimiento podía derivar en su expulsión, según la Guardia Civil.

La actividad de esta persona en relación a los menores tenía una tendencia claramente ascendente. Inicialmente, descargaba archivos pedófilos a través de redes P2P. Posteriormente pasó a redes que permiten un mayor anonimato, donde obtuvo material idóneo para hacerse pasar por un menor más, llegando a interactuar con decenas de ellos.

En octubre de 2018 se realizó un segundo registro en la localidad de Getafe (Madrid). El investigado se encontraba en ese momento de viaje en el sudeste asiático, siendo detenido a su regreso en el aeropuerto de Barajas. El análisis del material intervenido durante el registro permitió a los agentes descubrir que había utilizado diversas identidades ficticias y técnicas de engaño para captar a sus víctimas, todas ellas menores.

Además de la plataforma que dio origen a la investigación, esta persona había utilizado otra de características similares, diseñada específicamente para este tipo de prácticas. Se pudo también averiguar que el investigado utilizaba un juego de apariencia inicialmente inocente, donde solicitaba a las menores que saludasen, sacasen la lengua o lanzasen un beso, recibiendo una suma de puntos diferente por cada una de estas acciones. Según avanzaba el juego, las menores debían desnudarse y realizar diversos comportamientos de alto contenido sexual.

Con una de las víctimas del detenido en Getafe, los hechos se desarrollaron de forma más sostenida en el tiempo. En este caso, para obtener información de la menor, el investigado utilizó varios sistemas de phishing, con los cuales obtuvo datos personales de la menor e incluso obtuvo acceso a sus cuentas en diversas redes sociales y sistemas de almacenamiento en la nube.

Fuente: El País

Más información en: https://elpais.com/sociedad/2019/05/09/actualidad/1557393397_102275.html

10 principales amenazas que enfrentan niños y adolescentes en Internet

Con información de PC World

Internet acerca múltiples ventajas, sin embargo, de la misma forma en la que se encuentran beneficios, también se presentan amenazas. 

Desde ESET se detallan cuáles son las principales amenazas que enfrentan niños y adolescentes en Internet, partiendo del informe elaborado por la Organización de los Estados Americano (OEA) a través de su organismo especializado en la niñez y adolescencia, el Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes (IIN), titulado: “Lineamientos para el empoderamiento y la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en Internet en Centroamérica y República Dominicana”. Se destaca que algunas de las amenazas fueron extraídas de los trabajos de “End Child Prostitution and Trafficking” (ECPAT).  

Las mismas serían:

  • Sexteo/Sexting

Se ha definido como la autoproducción de imágenes sexuales, con el intercambio de imágenes o videos con contenido sexual, a través de teléfonos y/o Internet (mensajes, correos electrónicos, redes sociales). También puede considerarse como una forma de acoso sexual en la que una niña, niño y adolescente puede ser presionado a enviar una foto a su pareja, quien después la distribuye sin su consentimiento.

  • Sextorsión (sextortion)

Es el chantaje hacia niños, niñas o adolescentes, mediante mensajes intimidatorios que amenazan con difundir imágenes o videos sexuales generados por las propias víctimas; la intención del extorsionador es continuar con la explotación sexual y/o mantener relaciones sexuales.

  • Ciberbullying / Ciberacoso

Se trata de una forma de hostigamiento y agresión que se produce entre pares, teniendo como medio las nuevas tecnologías, con la intención de propagar mensajes o imágenes crueles, de modo que sean visualizados por más personas. La rápida propagación y su permanencia en Internet potencian la agresión hacia la víctima. Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Fundación Telefónica, el 55% de los jóvenes latinoamericanos ha sido víctima de ciberacoso.

  • Explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en línea

Incluye todos los actos de naturaleza sexual cometidos contra una niña, niño o adolescente por intermedio de la utilización de Internet como medio para explotarlos sexualmente. También incluye el uso de las TIC, lo que da como resultado imágenes o materiales que documentan la explotación sexual con la intención de producir, difundir, comprar y vender.

  • Exposición a contenidos nocivos

Se refiere al acceso o exposición de niñas, niños y adolescentes, de forma intencionada o accidental, a contenido violento, de índole sexual o generador de odio, siendo perjudicial para su desarrollo.

  • Grooming

El término se refiere a las estrategias que realiza un adulto para ganar la confianza de un menor de edad, a través de Internet, con el propósito de abusarlo o explotarlo sexualmente. Un adulto es quien siempre ejerce el grooming. Existen dos tipos de grooming: el primero es cuando no existe la fase previa de relación y generación de confianza pero el acosador logra obtener fotos o videos sexuales del menor para extorsionar.

El segundo es cuando existe una fase previa donde el acosador busca generar confianza, logrando que los menores entreguen material sexual por sí mismos para volverlo objeto de chantaje. Suele hacerse pasar por un menor, manipular a través de los gustos y preferencias de la víctima y utilizar el tiempo para fortalecer el vínculo.

  • Retos en línea

Hace referencia a juegos que apuntan al público infantil o adolescente y consisten en una serie de desafíos mediante redes sociales. Existen del tipo de “ballena azul”, mediante grupos privados, con distintas pruebas durante varios días cuyo último desafío es quitarse la vida, así como lo que tiene que ver con publicar en redes fotografías o videos realizando alguna actividad de riesgo.

  • Materiales de abuso sexual de niñas, niños y adolescentes generados de forma digital

Es la producción artificial, a través de medios digitales, de todo tipo de material que represente a niñas, niños y adolescentes participando en actividades sexuales y/o de forma sexualizada, para aparentar que los hechos que se encuentran representados son reales.

  • Publicación de información privada

Se refiere a la publicación de datos sensibles en línea. Por ejemplo, en las redes sociales.

  • Paliza feliz/Happy slapping

Es una forma de ciberbullying que se presenta cuando una o varias personas golpean a un individuo mientras el incidente es grabado para ser difundido en las redes sociales. El objetivo es burlarse de la víctima.

La concientización es el primer paso para apostar a un entorno seguro, seguido de herramientas de protección, además del desarrollo de campañas de educación en temas de ciberseguridad.

Fuente: PC World

Más información en: http://pcworld.com.mx/10-principales-amenazas-que-enfrentan-ninos-y-adolescentes/

Nuevas formas de acoso contra los niños en internet

En el marco del Día Internacional contra el Acoso Escolar, repasamos las nuevas formas de bullying con las que se agrede a los niños en internet.

Primero que nada lo más importante es reconocer que el ciberbullying no se trata de un problema aislado. De los usuarios de internet en teléfonos celulares, 12 de cada 100 son niños y, de ellos, uno de cada cinco han sido víctimas de algún tipo de violencia en redes sociales.

Existen dos modalidades de violencia en internet: por un lado, la que se lleva a cabo entre iguales, es decir, jóvenes estudiantes; y por otro, la violencia que realizan adultos generalmente “disfrazados” de adolescentes o niños (práctica conocida como grooming), tal es el caso de ciertas redes de trata de personas dedicadas a la pornografía infantil, de acuerdo con información de Plumas Atómicas.

Otra problemática incorporada al llamado ciberbullying o ciberacoso es la mayor difusión en tiempo y espacio. El internet funciona las 24 horas y tiene un alcance global, de modo que el perjuicio para el menor acosado puede ser enorme. Dicha situación es de mayor gravedad en México, donde se carecen de políticas enfocadas al bienestar de los niños que combatan las diversas modalidades de acoso, según datos de la OCDE.

Fuente: Noticieros Televisa

Más información en: https://noticieros.televisa.com/historia/ciberacoso-caracteristicas-acoso-internet/

Caparazón como seguridad para el grooming

¿Sabías que las tortugas utilizan su caparazón con una finalidad defensiva? Todas estas especies lo emplean para protegerse de sus depredadores, al poder resguardarse y desaparecer en el interior de este escudo, el cual es muy duro.

Al igual que las tortugas, nosotros debemos asegurarnos de darles un buen caparazón a nuestros hijos, para protegerlos de los depredadores que existen en la red.

¿Dejarías a tu hijo sin caparazón con un extraño para que lo cuide?

Cuantas veces les decimos a nuestros hijos desde pequeños lo que tienen que aprender: “esto sí, esto no, esto es bueno, esto es malo y lo más importante nunca hables con extraños”.  Todo esto lo hacemos porque queremos protegerlos. En ese sentido, hoy en día es muy importante advertirles de los peligrosos depredadores que se pueden encontrar en el mundo de la red, los cuales pueden generar confianza en ellos como si fueran su carnada, hasta lograr hacer que salgan de su caparazón para poder tirar el primer anzuelo y así ejercer el grooming.

¿En verdad estamos seguros de que nuestros hijos tienen un buen caparazón para navegar en la red?

¿Cuántas veces le prestas el Smartphone a tus hijos tan solo, 10 minutos? ¿Sabemos lo que hacen con los dispositivos? ¿Cómo y cuándo los utilizan? ¿Quiénes son sus contactos en la red?

Desafortunadamente las ciberamenazas afectan a cualquier usuario de Internet, sin excluir a nadie, lo más preocupante es que los menores de edad son blanco fácil de los atacantes que practican el grooming.

¿Qué es Grooming?

Son estrategias que realiza un adulto para ganarse la confianza de un niño o adolescente, a través de Internet, con el propósito de abusar de él o explotarlo sexualmente. Es importante expresar que siempre es un adulto quien ejerce el grooming. Existen dos tipos de grooming:

Cuando no existe la fase previa de relación y generación de confianza, el acosador logra obtener fotos o videos sexuales del menor, con la intención de extorsionarlos con difundir dicho material, a cambio de acceder a un encuentro personal.

Cuando existe una fase previa donde el acosador busca generar confianza en el niño o adolescente, logrando que los mismos entreguen material sexual para volverlo objeto de chantaje, valiéndose de distintas herramientas, como hacerse pasar por un chico o chica menor, manipular a través de los gustos y preferencias de la víctima o utilizar el tiempo para fortalecer el vínculo.

Este tipo de ciberataque es más frecuente para todas aquellas personas que ya manejan redes sociales.

Según estudios de la OEA, es importante inculcar a los niños, niñas y adolescentes la protección de su privacidad cuando accedan a Internet, por ejemplo, en el uso de las redes sociales, ya que a través de éstas se pueden vulnerar sus derechos con la publicación de datos, el robo de fotos o de videos y la difusión de datos personales. Las consecuencias de publicar o difundir estos contenidos puede ser negativas. Ref. OEA

Recomendaciones para evitar que tu hijo sea víctima de Grooming

Recomendaciones:

  • Platica con tus hijos desde que empiecen a usar dispositivos para conectarse en línea, creando un ambiente de confianza. Esto hará que tu hijo te cuente sus problemas y seas tú el primero en saberlo.
  • Háblales abiertamente de qué es el grooming y sus peligros.
  • Así como les advertimos en la vida real que no deben hablar con desconocidos, tenemos que hacerlo cada vez que utilicen algún dispositivo para acceder a redes sociales.
  • Prevenlo de los acosadores en redes sociales que practican el grooming, no todas las personas en línea son reales.
  • Revisa periódicamente cuáles son las redes sociales que está usando y supervisa sus contactos.
  • Enséñale que nadie lo puede obligar a subir contenido (fotos o videos), los cuales puedan dañar su autoestima.
  • Vigila que no haga un uso inadecuado de Internet.

No dejes que salgan de su caparazón cuando se sientan amenazados.

No confíes en lo que ves. Incluso la sal se ve como azúcar.

Por Lupita Mejía