SIPINNA alerta por ciberbullying, grooming y sexting en menores de edad

El Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) alertó a los padres de familia con el fin de evitar que sus hijos puedan caer en prácticas como el ciberbullying, grooming y sexting, no sólo desde los monitores de su hogar sino también en dispositivos digitales de amistades o adultos.

El SIPINNA, el cual es un organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación, recalcó que la alfabetización digital es urgente tanto para personas adultas como para niñas y niños, con la finalidad de convertirse en usuarios críticos de los medios digitales.

Eso les expone a situaciones de sexo o pornografía directa y violencia de distintos tipos (ciberacoso, doxing, grooming, sexting, retos y pruebas de amor como manifestación de violencia en noviazgos, entre otros)”, señaló el organismo en redes sociales.

De acuerdo con el Instituto Federal de Comunicaciones (IFT) en su Encuesta Nacional de Consumo de Contenidos Audiovisuales 2016, los dispositivos que niñas y niños usan para navegar y ver contenidos son: teléfono celular con 61 por ciento, PC o laptop 29 por ciento, tableta 26 por ciento, y TV interactiva 19 por ciento.

Indicó que el cyberbullying es una situación de hostigamiento, abuso y vejación sostenido y repetido a lo largo del tiempo de una persona por parte de un grupo de individuos a través de las redes, chats, foros, correo electrónico, páginas web, blogs o videojuegos.

El doxing, explicó, es la práctica de investigación y publicación de información de una persona, la cual expone datos, opiniones e información privada. “Puede ser un medio para la venganza, pornovenganza, violación de la vida privada, en medios y redes digitales”.

El sistema describió que el grooming es una práctica de acoso que un adulto desarrolla para ganarse la confianza de una niña, niño o adolescente en redes sociales para obtener concesiones sexuales voluntarias o forzadas, por labor de convencimiento o extorsión.

Finalmente, subrayó que el sexting es el envío de mensajes o imágenes sexuales por medio de los teléfonos móviles. Una frase clásica es “manda tu pack a mi kik” (manda tus imágenes sexuales a mi cuenta personal en la mensajería Kik)”.

El blog de SIPINNA también recordó a los padres de familia que existen los retos por Internet que consisten en seguir al pie de la letra las instrucciones de lo que se pide y dejar constancia de su cumplimiento en las redes sociales, como los de “La ballena azul” y “Momo”.

Alertó que, además de vulnerar la seguridad de niñas, niños y adolescentes, todas estas prácticas pueden derivar en depresión, ansiedad, fobia escolar, trastornos de aprendizaje o hasta el suicidio.

¿Qué pasa con YouTube y los videos engañosos para niños?

El portal de Expansión ha publicado un articulo muy interesante relacionado con los mecanismos a través de los cuales se engaña a los niños e incita a la violencia.

Expansión señala que tanto en YouTube como en YouTube Kids, que es la plataforma del gigante tecnológico para los menores de 13 años, hay millones de videos con canciones infantiles, juguetes y caricaturas populares donde los creadores de contenido identifican una oportunidad para posicionar videos con violencia, promoción del suicidio y bullying.

Según el portal, el escritor James Bridle asegura que estos grupos usan personajes populares animados de películas o caricaturas para hacer “otras versiones”, así como de canciones populares como Baby Shark Finger family modificando la letra. 

Se han detectado videos que utilizan nombres sin sentido en sus títulos pero con palabras populares con el fin de perderse entre los miles de contenidos de este tipo, lo que provoca un buen posicionamiento gracias al algoritmo de YouTube que los vuelve recomendables. Además, el contenido de YouTube Kids se extrae directamente de la plataforma principal de Youtube, a través de dichos algoritmos.

Esta situación no es desconocida por la compañía. En 2017, el personaje más usado para este tipo de videos era Peppa Pig y en ellos se promovía la violencia, el miedo y el suicidio. Un video de la popular cerdita mostraba a los personajes comiendo pasteles con cocaína y llegó a tener más de 1 millón de visitas antes de ser eliminado de la plataforma. Lamentable.

Ese mismo año, la plataforma eliminó 150,000 videos de niños con comentarios pedófilos y con contenido inapropiado para menores. Para 2018, Google y YouTube notificaron sus medidas para tratar de erradicar el problema y tan solo en un trimestre borraron más de 8 millones de videos y detectaron canales que promocionaban estos contenidos inadecuados.

El reto de YouTube y Google es grande para evitar que cada día se suban miles de contenidos de este tipo. Los videos no están tan escondidos, tienen miles de reproducciones y usan personajes como Hulk, Elsa y Paw Patrol para pasar desapercibidos. Y es que los canales para niños no son pocos y, aunque no todo el contenido para ellos es así, es difícil que se pueda revisar todo lo que está en la plataforma.

Por ello, es sumamente importante que los padres supervisen el contenido que visualizan sus hijos en estas plataformas.

Ciberacoso creciente en juegos en línea

La Asociación de Antidifamación (ADL o Anti-Defamation League), publicó un informe que tiene como finalidad explorar las interacciones sociales y las experiencias de los jugadores de videojuegos en Estados Unidos, detallando sus actitudes y comportamientos en un espacio social en rápido crecimiento.

Sin duda la industria de videojuegos está en bonanza, sin embargo los comportamientos agresivos en línea y los impactos en la invasión de la privacidad de los usuarios es una preocupación latente en la comunidad de jugadores.

En el informe se destaca que la comunidad de usuarios de videojuegos enfrenta situaciones de ciberacoso que cada vez son más críticas. La asociación señala que el 75% de los usuarios padecen de abusos verbales e intimidación a través de los juegos online. Se destaca también que los comportamientos agresivos mostrados en el «mundo virtual» se reflejan en conductas antisociales en el día a día en el 23% de los jugadores, así como un sentimiento persistente de aislamiento para otro 15%, llegando incluso a derivar en pensamientos depresivos o suicidas.

El informe señala que 65% de los jugadores han sufrido «acoso online severo», y un 29% de los jugadores dice que en algún momento, un extraño ha publicado información privada sobre ellos mientras jugaban online.

El 75% de los asiduos jugadores de League of Legends (LoL), Dota 2, Overwatch, Counter-Strike: Global Offensive (CS:GO) o Playerunknown’s Battlegrounds (PUBG), incumple las normativas sociales.

Algunas de las propuestas de solución que se ponen sobre la mesa es establecer que los objetivos de acoso en los juegos en línea deberían tener más recursos legales para buscar justicia contra los perpetradores por los daños reales causados por estos incidentes. Por otro lado, se propone el desarrollo de herramientas de moderación de contenido para el chat de voz en el juego.

Protocolos para prevenir ciberacoso

A través de la diputada del PAN, Lizbeth Mata Lozano, la Comisión Permanente del Congreso exhortó a la Secretaría de Educación Pública a establecer protocolos de actuación con el fin de prevenir el ciberacoso y ciberbullying en las instituciones educativas. El llamado es derivado de estadísticas brindadas por INEGI que señalan que los grupos más afectados de este delito son los jóvenes de entre 12 y 29 años, siendo las escuelas el medio donde se desencadena en mayor medida este comportamiento.

La legisladora señaló que de acuerdo al INEGI las víctimas de acoso por la vía digital pueden recibir las siguientes prácticas: ser agredidos e insultados a través de sus redes sociales, suplantación de identidad, recibir contenido ilegal e incluso pueden ser obligados a proporcionar sus datos personales.

La diputada urgió poner en marcha campañas para revertir ese delito, y así garantizar que niños y adolescentes tengan un acceso seguro a las nuevas tecnologías.

Se retiran 190 sitios de la web por delitos en internet en la Ciudad de México

Según el Diario El Heraldo de México, en la capital del país, la Policía Cibernética ha atendido 8 mil 800 llamadas telefónicas y 8 mil correos electrónicos en lo que va del año. Esta unidad de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, realiza el monitoreo y patrullaje en redes sociales e Internet. Los delitos que se llevan registrados en 2019 son mil 900 casos de acoso y amenazas; mil 300 por fraude; 400 por delitos contra menores y otros 300 por suplantación de identidad.

Esta situación detonó que se retiraran 190 páginas de Internet por distintos motivos, que van desde el fraude hasta el contenido inadecuado.

Con el fin de generar conciencia sobre amenazas en el ciberespacio, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) se encuentra impartiendo pláticas preventivas en escuelas para prevenir incidentes que se dan a través de Internet. En estas charlas, se dan a conocer las funciones y trabajos de la oficina de Ciberdelincuencia, iniciados el 3 de abril del año 2013. Estas pláticas son dirigidas también para empresas y público general de manera gratuita.

La Policía de Ciberdelincuencia Preventiva de la Ciudad de México pone a tu disposición la siguiente información para presentar denuncias:

  • Teléfono.- 5242-5100 ext. 5086.
  • Email.- policia.cibernetica@ssp.df.gob.mx.
  • Twitter.- @UCS_CDMX #CiberneticaCDMX.

Instagram en contra de comentarios ofensivos lanza nuevas funciones

Instagram anunció sus nuevas funciones para frenar el ciberacoso, así como los comentarios ofensivos en su plataforma. Su solución se presenta en forma de comentarios marcados con inteligencia artificial y la capacidad de los usuarios de restringir las cuentas para que no puedan comentar sus publicaciones; los usuarios serán advertidos al publicar comentarios humillantes.

La nueva función llamada «restrict» («restringir»), que aun está en evaluación, permitirá que las publicaciones de una persona infractora sean visibles solo para ella.

«Es nuestra responsabilidad crear un entorno seguro en Instagram», dijo en un comunicado Adam Mosseri, jefe de esta red social propiedad de Facebook. «Esta ha sido una prioridad importante para nosotros durante un tiempo, y seguimos invirtiendo para comprender mejor y abordar este problema», señaló. «Las personas restringidas no podrán ver cuándo estás activo en Instagram o cuándo has leído sus mensajes».

«Desde las primeras pruebas de esta función, hemos encontrado que alienta a algunas personas a deshacer su comentario y a compartir algo menos perjudicial una vez que tienen oportunidad de reflexionar», indicó el directivo.

Esta iniciativa de Instagram quiere conseguir frenar el ciberacoso en las redes sociales para hacer frente a los comentarios negativos y a conductas abusivas que pueden ser especialmente dañinas para usuarios jóvenes.

Redes sociales: cuando compartir es humillar

Las plataformas sociales generan un eco infinito. En ocasiones, conducen a una deshumanización del otro. Necesitamos formación para usarlas sin dañar y para no cometer, sin darnos cuenta, un delito.

Con información de El País

El youtuber que hace dos años entregó una galleta rellena de dentífrico a un mendigo en Barcelona, grabó la escena y la subió a la web sabría que estaba cometiendo un delito contra la integridad moral si hubiese intuido que en el mundo virtual rigen los mismos derechos y obligaciones que en el entorno físico. Humilló y vejó a una persona vulnerable. Y para agravar la situación lo difundió masivamente a través de su propio canal de YouTube. Hace dos semanas, fue condenado a 15 meses de cárcel. Las redes sociales no son una simple e inocente tertulia de un bar. Tienen un eco infinito y, a menudo, distorsionan y corroen la convivencia.

Más información en El País

Qué datos de nuestros hijos tiene internet y cómo pueden perjudicarles en el futuro

Con información de BBC News

Hasta hace algunos años, quizá una década, las preocupaciones que tenían los padres cuando sus hijos llegaban a la edad adolescente, aparte de cuestiones relacionadas con los estudios, se centraban en cosas como el primer consumo de alcohol, el coqueteo con las drogas, los riesgos ante un sexo sin protección, peleas nocturnas tras una noche de fiesta, etc.

Hoy día, sin duda, esto nos sigue sonando a todos los que somos padres y madres de adolescentes y jóvenes, pero con una salvedad, la preocupación, si cabe, es aún mayor.

¿Por qué? ¿Se emborrachan más? ¿Se drogan más? ¿Se pelean más?
La respuesta es no.

Todo con el smartphone

El problema es que ahora tienen la costumbre de documentarlo todo con sus teléfono móviles, tanto lo bueno como lo malo.

Así, aquello que antiguamente hubiera podido quedarse en una «mala noche», hoy les puede acompañar por el resto de sus días.

Sí, es lo que conocemos como huella digital.

Y como nos confirma el estudio que realizó empantallados.com, justo eso, la sobreexposición en internet, es la máxima preocupación que las familias tienen en la actualidad, por encima del uso abusivo u otros riesgos como el ciberbullying o el grooming.

Y tiene todo el sentido, ya que hacer un uso no seguro o problemático de internet o redes sociales es lo que puede traer como consecuencia el resto de peligros asociados a las nuevas tecnologías. Sabemos que WhatsApp, Instagram y Youtube son las aplicaciones que más utilizan los adolescentes y jóvenes. Pero también sabemos que del 98% de los que con 15 años navega por internet solo un tercio lo hace de manera no problemática.

Supervisar el rastro personal de los hijos

Si, además, pensamos que, como nos confirman un 6 % de los padres, les compraron los dispositivos cuando tenían entre 11 y 12 años, la necesidad de supervisar y controlar a esas edades el rastro personal que puedan ir dejando por la red es muy necesario. Pero, como dijo Voltaire, «comencemos aclarando los términos».

¿Qué entendemos por huella digital?

Se trataría de todos los rastros que dejamos al navegar por internet: los comentarios que hacemos en las redes sociales, fotografías o vídeos que subimos a las plataformas, los likes en las publicaciones, las descargas de apps, llamadas de Skype, uso de mensajería instantánea, registros de correo electrónico…

En definitiva, un historial online que, potencialmente, puede ser visto por otras personas o almacenado en una base de datos.

El rastro indirecto

También tenemos que saber que la manera en que funcionan los dispositivos móviles actualmente hace que generen una huella digital más indiscreta. Los smartphones reducen la capacidad de los usuarios de conectarse de forma anónima, ya que son los desarrolladores quienes tienen todo el control de la información que se envía a otros servicios o terminales.
Es más, muchas veces los servicios de localización están habilitados por defecto, o se incluyen en un conjunto de permisos que se solicitan al usuario al instalar la aplicación, por lo que podríamos ser geolocalizados al momento por cualquier persona.

Además de esto, están los llamados metadatos que vienen implícitos en las fotografías y vídeos que tomamos con nuestros dispositivos. Por ellos se sabe información como a qué hora fue tomada la imagen, en qué fecha, con qué teléfono y en qué ubicación.

Y, dicho esto, llega el momento «crisis»: ¿podría cualquier persona con unos mínimos conocimientos informáticos (sin tener que ser un ciberdelincuente, vaya) sacar esta información de nuestro contenido en redes sociales, blogs o foros, que previamente se hubiera descargado a su ordenador? La respuesta es sí y no. O depende.

Quién conserva los metadatos

Como nos confirma Javier Solueta, experto en ciberseguridad y análisis de riesgos para empresas, hay plataformas como Facebook, Instagram o Twitter que cuidan más la privacidad de sus usuarios y borran los metadatos de las fotografías y vídeos antes de ser publicados en sus perfiles.

Aunque sí guardan esa información, ojo, para poder «mejorar sus servicios y desarrollar otros».

Pero otras, como Flickr o Tumblr, o incluso el propio Google, no, ya que no alteran los archivos y conservan todos los metadatos.

Pero los metadatos no solo se encuentran en fotografías o vídeos, sino que están presentes en cualquier tipo de archivo digital, incluidos los textos o los PDFs.

Esto supone que a la hora de pensar en cuidar nuestra huella digital y posibles crisis de reputación que nos puedan causar, también tendríamos que pensar en cualquier contenido que subamos a la red.

En el caso de ordenadores o portátiles, todo es mucho más sencillo, ya que podemos navegar en privado o borrar cookies, eliminando todo rastro de nuestra huella online, salvo por los contenidos o archivos que subamos a las plataformas.

Hábitos de «higiene» en ciberseguridad

Por todo esto, se hace más que necesario desarrollar hábitos de «higiene» básica en el campo de la ciberseguridad.

Y esto es algo que debemos aprender en casa y desarrollar los adultos, para luego poder educar en digital a nuestros hijos:

  • No quedarnos con las configuraciones por defecto o preconfiguradas de apps y plataformas en las que nos demos de alta, sino personalizarlas según nuestras necesidades.
  • Leernos las políticas de privacidad antes de aceptarlas (¡Sí, de verdad que se puede!).
  • Utilizar diferentes correos, uno para los temas profesionales o personales, y otro para las compras online o configuraciones de redes sociales.
  • Usar una tarjeta de prepago para los eCommerce o una tarjeta de crédito distinta a la utilizada normalmente.
  • Utilizar contraseñas robustas de bloqueo de los dispositivos y de acceso a las aplicaciones o cuentas personales, y, si es posible, utilizar también la verificación en dos pasos.
  • Mantener los dispositivos siempre actualizados y con sistemas antivirus.

Novedades y actualizaciones

Porque, aunque siempre podamos clamar a Google esgrimiendo nuestro «derecho al olvido», hemos de saber que, en España, de las 249.564 solicitudes o peticiones de retirada de URL o 76.947 de borrado recibidas, tan solo se ha llevado a cabo un 44,6 %.

Facebook, Twitter y Youtube están entre los dominios de la mayoría de las URL que han quitado de la «búsqueda» de Google.

Así que, como si de una enfermedad se tratase, ¡más vale prevenir que curar!

Más información en BBC News

Qué es Yolo, la polémica nueva aplicación para Snapchat acusada de facilitar el bullying

Con información de BBC News

Yolo es una aplicación que permite hacer preguntas anónimas a los usuarios de Snapchat. Desde que se lanzó, hace solo una semana, se convirtió en la aplicación de iPhone más descargada en Reino Unido y Estados Unidos. Se trata de un hecho excepcional, ya que es muy inusual que una aplicación se cuele entre las más descargadas de Apple justo después de su lanzamiento sin una campaña de marketing fuerte. Sin embargo, en este caso, el éxito viral del producto está generando preocupación. En el pasado ya ha sucedido que los servicios que permitían el envío de preguntas y respuestas anónimas generaran polémica por ser una plataforma parala intimidación y el bullying.

Con Yolo se teme lo mismo. Tal es así que una organización benéfica para niños con sede en Reino Unido afirmó que el propio Snapchat podría tener que tomar cartas en este asunto.

Más información en BBC News

10 principales amenazas que enfrentan niños y adolescentes en Internet

Con información de PC World

Internet acerca múltiples ventajas, sin embargo, de la misma forma en la que se encuentran beneficios, también se presentan amenazas. 

Desde ESET se detallan cuáles son las principales amenazas que enfrentan niños y adolescentes en Internet, partiendo del informe elaborado por la Organización de los Estados Americano (OEA) a través de su organismo especializado en la niñez y adolescencia, el Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes (IIN), titulado: “Lineamientos para el empoderamiento y la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en Internet en Centroamérica y República Dominicana”. Se destaca que algunas de las amenazas fueron extraídas de los trabajos de “End Child Prostitution and Trafficking” (ECPAT).  

Las mismas serían:

  • Sexteo/Sexting

Se ha definido como la autoproducción de imágenes sexuales, con el intercambio de imágenes o videos con contenido sexual, a través de teléfonos y/o Internet (mensajes, correos electrónicos, redes sociales). También puede considerarse como una forma de acoso sexual en la que una niña, niño y adolescente puede ser presionado a enviar una foto a su pareja, quien después la distribuye sin su consentimiento.

  • Sextorsión (sextortion)

Es el chantaje hacia niños, niñas o adolescentes, mediante mensajes intimidatorios que amenazan con difundir imágenes o videos sexuales generados por las propias víctimas; la intención del extorsionador es continuar con la explotación sexual y/o mantener relaciones sexuales.

  • Ciberbullying / Ciberacoso

Se trata de una forma de hostigamiento y agresión que se produce entre pares, teniendo como medio las nuevas tecnologías, con la intención de propagar mensajes o imágenes crueles, de modo que sean visualizados por más personas. La rápida propagación y su permanencia en Internet potencian la agresión hacia la víctima. Según cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Fundación Telefónica, el 55% de los jóvenes latinoamericanos ha sido víctima de ciberacoso.

  • Explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en línea

Incluye todos los actos de naturaleza sexual cometidos contra una niña, niño o adolescente por intermedio de la utilización de Internet como medio para explotarlos sexualmente. También incluye el uso de las TIC, lo que da como resultado imágenes o materiales que documentan la explotación sexual con la intención de producir, difundir, comprar y vender.

  • Exposición a contenidos nocivos

Se refiere al acceso o exposición de niñas, niños y adolescentes, de forma intencionada o accidental, a contenido violento, de índole sexual o generador de odio, siendo perjudicial para su desarrollo.

  • Grooming

El término se refiere a las estrategias que realiza un adulto para ganar la confianza de un menor de edad, a través de Internet, con el propósito de abusarlo o explotarlo sexualmente. Un adulto es quien siempre ejerce el grooming. Existen dos tipos de grooming: el primero es cuando no existe la fase previa de relación y generación de confianza pero el acosador logra obtener fotos o videos sexuales del menor para extorsionar.

El segundo es cuando existe una fase previa donde el acosador busca generar confianza, logrando que los menores entreguen material sexual por sí mismos para volverlo objeto de chantaje. Suele hacerse pasar por un menor, manipular a través de los gustos y preferencias de la víctima y utilizar el tiempo para fortalecer el vínculo.

  • Retos en línea

Hace referencia a juegos que apuntan al público infantil o adolescente y consisten en una serie de desafíos mediante redes sociales. Existen del tipo de “ballena azul”, mediante grupos privados, con distintas pruebas durante varios días cuyo último desafío es quitarse la vida, así como lo que tiene que ver con publicar en redes fotografías o videos realizando alguna actividad de riesgo.

  • Materiales de abuso sexual de niñas, niños y adolescentes generados de forma digital

Es la producción artificial, a través de medios digitales, de todo tipo de material que represente a niñas, niños y adolescentes participando en actividades sexuales y/o de forma sexualizada, para aparentar que los hechos que se encuentran representados son reales.

  • Publicación de información privada

Se refiere a la publicación de datos sensibles en línea. Por ejemplo, en las redes sociales.

  • Paliza feliz/Happy slapping

Es una forma de ciberbullying que se presenta cuando una o varias personas golpean a un individuo mientras el incidente es grabado para ser difundido en las redes sociales. El objetivo es burlarse de la víctima.

La concientización es el primer paso para apostar a un entorno seguro, seguido de herramientas de protección, además del desarrollo de campañas de educación en temas de ciberseguridad.

Fuente: PC World

Más información en: http://pcworld.com.mx/10-principales-amenazas-que-enfrentan-ninos-y-adolescentes/