Desarrollando la conciencia en seguridad

Dentro del lenguaje cotidiano de una persona, es muy posible que la conjunción de las palabras “Conciencia en seguridad” pueda tener varias interpretaciones o no ser del todo clara, dependerá del individuo y de su contexto, entendiendo esta diversidad considero válido hacer un ejercicio de homologación de concepto, iniciemos por conciencia.

¿Qué es conciencia?, según algunas definiciones es el “Conocimiento responsable y personal de una cosa determinada, como un deber o una situación”, también se dice que es el “Conocimiento de un individuo sobre sí mismo, y de su entorno.”

¿Y qué es la seguridad?, se dice que es la “Ausencia de peligro o riesgo”, también se define como la “Sensación de total confianza que se tiene en algo o alguien”, entonces, la inseguridad, es todo lo opuesto.

Expuesto lo anterior, conjuntando ambos términos en el concepto de “Conciencia en seguridad” podríamos decir que es:

La capacidad del individuo para identificar y detectar situaciones seguras y/o peligrosas dentro de su ambiente, y actuar ante ellas, ya sea a través del desarrollo y adopción de procesos, procedimientos, políticas, normas y regulaciones, hasta cambios de hábitos, costumbres y paradigmas.

Dicho esto, ¿Cuál es el objetivo entonces de la conciencia en seguridad?

Sensibilizar, enseñar a detectar y actuar ante posibles riesgos y amenazas, de tal forma que las personas y las organizaciones desarrollen una cultura de seguridad con bases homogéneas sobre cuidado y protección, independientemente del entorno en que se encuentre.

Ahora que ya todos tenemos el mismo concepto, lo siguiente es aplicarlo a un contexto, cualquiera, ya sea en nuestro centro de trabajo, en los lugares públicos como centros comerciales, en nuestra comunidad, la escuela en el caso de nuestros hijos, y por supuesto, en nuestro hogar.

Ahora bien, cómo desarrollar la “Conciencia en seguridad”, para ello debemos considerar los siguientes ambientes, que llamaremos “dominios”: el físico, el cibernético y las personas con las que convivimos.

En el dominio físico debemos considerar todo aquello que pueda implicar un riesgo o una amenaza, incluye todo, desde el hogar hasta los lugares por donde nos desplazamos, hasta aquellos a los que nos dirigimos y permanecemos.

En el dominio cibernético, debemos considerar los riesgos y amenazas en nuestra interacción al estar conectados a internet a través de dispositivos tecnológicos como lo son:  computadoras, servidores, teléfonos, tabletas, electrodomésticos como televisores inteligentes, refrigeradores, cámaras de CCTV, gadgets como Alexa, etc., es decir, cualquier cosa que se conecte a la red.

Y finalmente el dominio de las personas, todo aquello que ponga en riesgo a compañeros de trabajo, clientes, socios, amigos, familia, hijos y a usted mismo, ya sea en el dominio físico como en el cibernético.

Una vez conocido e identificado estos riesgos que amenazan la integridad de las personas en cualquiera de los tres dominios, pensemos cómo podrían presentarse e integrase en todos los aspectos de nuestra vida y lo importante que es considerar la seguridad en los tres.

En nuestros próximos artículos hablaremos de uno de los activos más valiosos de cualquier entidad, la información, y la conjugaremos dentro del concepto de  “Conciencia en seguridad de la Información”.

Por Eleazar Cruz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>