4 Consejos para compartir con los niños para la seguridad de sus dispositivos

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos recomiendan cómo deben protegerse a nuestros hijos en el ciberespacio.

Las vacaciones están terminando y sus hijos adoran sus nuevos juguetes y dispositivos favoritos conectados a Internet. Seguramente Usted ha cambiado la contraseña predeterminada en los juguetes y dispositivos de alta tecnología que tienen Bluetooth o Wi-Fi. Ha verificado la sugerencia de edad y las capacidades de conectividad y ha comprado en consecuencia. Es probable que haya seguido adelante y configurado cuentas no administrativas para que sus hijos no puedan cambiar la configuración o descargar o instalar aplicaciones sin su consentimiento. Todos estos son excelentes consejos y absolutamente vitales para regalar dispositivos conectados a Internet que esperamos que haya seguido con nosotros durante todo el año. Pero esto es solo la mitad de la batalla. A medida que los niños reciben dispositivos que tienen acceso al mundo exterior, es importante recordarles algunos consejos clave para asegurarse de que se mantengan seguros en línea.

Los dispositivos van y vienen, pero el conocimiento y la conciencia de ciberseguridad duran toda la vida. Comparta estos 4 consejos con sus hijos para que comiencen con el pie derecho con sus dispositivos nuevos (o existentes) conectados a Internet.

  1. Recuerde a sus hijos que no compartan ninguna información personal, como su dirección, número de teléfono o dirección de correo electrónico. Los depredadores escanean esa información y la usan para rastrear los movimientos de los niños e intentan conectarse con ellos.
  2. Recuerde a sus hijos que denuncien cualquier incidente de ciberacoso y que traten a los demás de la forma en que les gustaría ser tratados. Las vacaciones pueden ser un momento difícil para algunas familias, y los niños pueden recurrir a las redes sociales para expresar sus sentimientos. Esté atento a las señales de que su hijo está siendo intimidado.
  3. Asegúrese de que sus hijos solo sepan conectarse a redes Wi-Fi confiables y evitar iniciar sesión en cuentas confidenciales como el correo electrónico o las redes sociales cuando están lejos de una red segura.
  4. Con tantas fotos preciosas de familiares y amigos tomadas durante la temporada, recuerde a los niños que no publiquen fotos de amigos sin su permiso. Todos merecen el derecho de tomar sus propias decisiones sobre su privacidad.

Con suerte, recordó incluir materiales de seguridad en línea con su obsequio, como actividades y cómics con Garfield y sus amigos. Si te olvidaste, ciertamente no es demasiado tarde. ¡Permítanos ayudarlo a enseñar a sus hijos cómo estar seguros en línea en un increíble especial para comenzar! Si requieres información para materiales en México, por favor ¡contáctanos¡ En la parte superior de la página podrá encontrar varios canales de comunicación con Familias Ciberseguras.

Ha sido un año INCREÍBLE en el Centro , y esperamos que continúen siguiéndonos durante todo el Año Nuevo. Denos Me gusta en Facebook , Twitter e Instagram . Comparte nuestras publicaciones y participa en la conversación . De parte de todos nosotros en el Centro, ¡Feliz Año Nuevo!

Cómo proteger la privacidad de nuestros datos

Nuestros amigos del Center for Cyber Safety and Education nos comparten esta publicación donde nos recomiendan cómo proteger la privacidad de nuestros datos.

Los casos de robo de identidad y violaciones de datos nos han hecho más cautelosos al proporcionar información personal. ¿Cómo se almacena mi información personal? ¿Cómo se va a usar? ¿Por qué necesitan mi información personal? Todas estas son preguntas que debemos hacernos al hacer una compra, completar un formulario o registrarse para un evento.

El 28 de enero, Día de la Privacidad de Datos, es un buen momento para recordar las mejores prácticas de privacidad de datos y explorar oportunidades para difundir acerca de mantener privada nuestra información personal. Como «Campeones del Día de Privacidad de Datos», el Centro ofrece las siguientes ideas:

En tu comunidad:

  • Comparte tu conocimiento de privacidad como voluntario en una escuela local, centro de atención para personas mayores u organización basada en la fe. Usa los recursos gratuitos del Centro para correr la voz.
  • Se parte del Día de la Seguridad Cibernética de Tampa Bay al patrocinar a 30 o 1,000 niños para recibir las Aventuras de Seguridad Cibernética de Garfield de forma gratuita.
  • Use el código de promoción Privacy2020 al finalizar la compra para obtener Garfield’s Cyber ​​Safety Adventures – Lección de privacidad por solo $ 40 USD. ¡Viene con todo lo que necesitas para 30 niños! Si requieres más información para tener las lecciones en México, por favor contáctanos (en la parte superior de la página hay varios canales de comunicación).

En casa:

  • La información personal es como el dinero. Valórala. Protégela. Considera detenidamente cómo se recopila su información personal a través de aplicaciones y sitios web.
  • Comparte con cuidado. Piensa antes de publicar sobre ti y otros en línea. Considera lo que revela una publicación, quién podría verla y cómo podría percibirse ahora y en el futuro.
  • ¿Deseas ver o cambiar tu configuración de privacidad / seguridad, pero no sabes dónde hacerlo? Usa estos enlaces directos para actualizar tu configuración de privacidad en dispositivos populares y servicios en línea.

En el trabajo:

  • Mantén una computadora limpia. Tener el último software de seguridad, navegador web, sistema operativo y dispositivo es la mejor defensa contra virus, malware y otras amenazas en línea.
  • La privacidad es buena para los negocios. Involucra a los empleados con iniciativas como almuerzo y aprendizaje, videos divertidos y concursos.

Recursos proporcionados en asociación con Stay Safe Online.

¿Gepetto con un Pinocho digital?

Todos conocemos la peculiar característica de Pinocho de decir mentiras, y para aquellos que no recuerdan la historia se las platico de manera muy breve: Pinocho fue diseñado con mucho amor por un carpintero muy trabajador llamado Gepetto, quien construía juguetes de madera; él los creaba imaginando que los hacía para un hijo que nunca tuvo. Un día pintando los encantadores ojos de un muñeco de madera se quedó dormido soñando que así hubiera sido su hijo. De repente, llegó el hada azul y le dio vida al muñeco llamado Pinocho, asignándole a un grillo como guía para que lo cuidara e hiciera reflexionar cuando se sintiera en peligro o se portara indebidamente. A veces, Pinocho no hacía mucho caso y cuando el hada azul le preguntaba qué fue lo que pasó o por qué se metía en problemas, si Pinocho respondía con una mentira, le comenzaba a crecer la nariz, y entre más mentía más le crecía, hasta que en una ocasión su papá Gepetto estuvo en peligro, Pinocho reflexionó y decidió portarse bien por siempre, ser honesto y respetuoso para disfrutar la vida junto a su padre.

Niños, niñas, jóvenes y papás, a veces vemos esta historia reflejada en la familia y más en esta era digital. ¿Sabes cuándo tus hijos son honestos contigo, cuál es su comportamiento en el mundo digital, si en alguna ocasión decidió mentirte para que no lo regañaran?

Los papás siempre seremos Gepettos: amorosos, dedicados y cuidadosos con nuestros hijos cada minuto de su vida. Desearíamos tener un hada azul para cuidar cada paso en su recorrido digital, pero desafortunadamente, ¡no se puede!. Sin embargo sí podemos crear esa conciencia para que reflexione cada uno de sus comportamientos y acciones, porque muchas veces sin darse cuenta se convierten en “Pinochos digitales”. Es ahí donde intervienes como papá, para conocer a tu hijo y detectar algún comportamiento sospechoso que te indique si en efecto esta teniendo un buen comportamiento o le está creciendo la nariz al ocultarnos algo para no tener un castigo o regaño. Debemos comenzar a crear una cultura digital en nuestros hijos.

De acuerdo con el estudio realizado por Center for Cyber Safety and Education acerca del comportamiento de los niños en la red, se señala que más de 50% de los niños de primaria y secundaria admiten estar en línea después de las 10 p.m. sin estar haciendo tarea, 53% de los niños revelaron su número de teléfono a un desconocido mientras estaban en línea y 40% de los niños se conectaron o chatearon con un desconocido en línea.

Sabemos que la responsabilidad del buen uso de las herramientas digitales es de todos, como padres no dejen de tener una buena comunicación con sus hijos. Involúcrense en el entorno digital que ellos manejan para crear civismo y conciencia digital. El saber que permanece ocupando en verdad sus herramientas digitales adecuadamente en cuanto a sus tiempos y respetando a los demás usuarios en línea los hará sentir más tranquilos.

Les dejo algunas de mis recomendaciones:

  • Fomenta un ambiente de comunicación y respeto en la familia.
  • Inculca también que se respeten los valores en el mundo digital, si es que ya interactúan con alguna red social.
  • Prepáralos desde pequeños a usar sus herramientas digitales con responsabilidad; es primordial con el fin de que aprendan a cuidar su huella digital.
  • Estipula reglas y horarios para el uso de dispositivos, lo que ayudará a que no caigan en el sedentarismo.
  • Supervisa continuamente el historial de su comportamiento en línea.
  • Mantente actualizado sobre la ciberseguridad en línea para tus hijos.
  • Habla con tus hijos abiertamente de los riesgos que existen en línea.
  • No dejes que vayan a dormir con un dispositivo electrónico.
  • Protege sus dispositivos con controles parentales.

“Quizá no puedas controlar todo lo que sucede en el exterior, pero sí puedes controlar lo que sucede en tu interior”.

Por Lupita Mejía

5 consejos para la descarga segura de aplicaciones

En la actualidad contamos con aplicaciones que prácticamente podemos usar para cualquier actividad, desde comprar boletos para el cine, registrar la perdida de calorías, ver noticias, películas, video juegos y hasta administrar cuentas bancarias. Pero ¿qué tan seguros estamos de que la aplicación que estamos descargando sea segura y confiable? ¿sabes qué están descargando tus hijos o cómo ayudarlos a tomar las mejores decisiones? No te dejes sorprender solo por el colorido o tendencias, recuerda que existen aplicaciones que nos son tan confiables.

Si le permites el acceso a tu hijo a tu dispositivo móvil, debe contar con contraseña para instalar aplicaciones. Debemos tener en cuenta que muchas aplicaciones pueden descargarse gratis. Platica con tus hijos desde pequeños acerca de los riesgos de descargar aplicaciones que no conocen. Antes de cualquier acción lo mejor será que lo consulte contigo con el fin de que no pongan en riesgo tu dinero ni su privacidad.

El Center for Cyber Safety and Education de la ISC2 nos comparte estos cinco consejos antes de que tu hijo descargue una aplicación:
  1. Asegúrate de que las aplicaciones puedan descargarse de tiendas oficiales, como lo son Google Play y Apple Store. No instales aplicaciones de terceros.
  2. Verifica la clasificación de edad. Ten en cuenta que la aplicación debe ser apta y acorde con el contenido para los menores en casa.
  3. Comprueba los permisos que solicita la aplicación, algunas aplicaciones solicitan acceder a datos personales, la ubicación y la cámara del dispositivo móvil. También puede ajustar algunas de estas configuraciones en su teléfono.
  4. Verifica si la aplicación tiene micro transacciones. Aquí es donde tu hijo podría tener que gastar dinero real en un accidente. Puedes proteger esta función con contraseña.
  5. Revisa las opiniones de otros usuarios relacionadas con la aplicación que deseas descargar, para asegurarte de que está eligiendo una aplicación legítima y segura.

¡No te olvides de actualizar las aplicaciones frecuentemente! Esto ayudará con la seguridad y funcionalidad de la aplicación. Para más consejos del Center for Cyber Safety and Education sobre el uso de nuevos dispositivos, redes sociales y cómo desarrollar un acuerdo con tu hijo sobre el uso del internet, haz click aquí.

Kit de supervivencia digital para nuestros adolescentes

Todos hemos escuchado alguna vez que un kit de supervivencia es elemental para poder brindar primeros auxilios a alguien que lo requiera.

Hoy les quiero platicar cómo se vive el inicio de un ciclo escolar en la etapa de la adolescencia y de manera personal les compartiré cómo nuestros chicos también se enfrentan a los “raspones digitales”, los cuales me ha tocado presenciar con algunos de mis alumnos.

Como padres, cada inicio de ciclo escolar tenemos que preparar y organizar varios aspectos, entre ellos: elegir escuela, comprar útiles, uniformes, zapatos, etc. con el fin de que nuestros niños vayan muy bien preparados al iniciar las clases, pero se nos olvida algo fundamental: equiparlos con un kit de supervivencia digital para protegerlos de los “raspones o lesiones digitales” a los que pueden estar expuestos cada vez que interactúan en sus propios dispositivos en internet.

Como alumnos, los jóvenes se encuentran ante nuevos retos, fundamentalmente ante la aceptación e integración con sus nuevos compañeros y derivado de ello se enfrentan a posibles “raspones digitales”, ya que están empezando a interactuar en internet y pueden ser víctimas de ciberacoso o de ciberbullying o simplemente aceptar retos innecesarios que incluso pueden poner en riesgo su vida.

¿Sabes cuál es la posibilidad de que tus hijos puedan sufrir de ciberbullying? Los adolescentes y jóvenes son los más expuestos: uno de cada cinco usuarios de 12 a 29 años, señalaron haber vivido algún tipo de “ciberacoso” el último año.

¿Sabes quiénes son los amigos de tus hijos? ¿Sabes con quién habla en el “ciberespacio”? El 30% de víctimas de ciberacoso son contactados mediante identidades falsas. ¡Cuidado!

A lo largo de un ciclo escolar los adolescentes de nivel secundaria desarrollan diversos tipos de comportamientos emocionales a partir de los cuales la mayoría piensa que todo lo que hace está bien: “nadie me comprende, nada me va a pasar y estoy a gusto con lo que tengo y soy”. Esto sucede debido a que su cerebro aún no ha alcanzado la suficiente madurez; se encuentran en una etapa de cambio que probablemente sea la más importante en su vida. De antemano sabemos que no es fácil comunicarse con los adolescentes, y debemos entender que en esa etapa aún no son responsables al cien por ciento, y que mucho menos son conscientes de sus actos, no por completo. La adolescencia, sin duda alguna, es una etapa maravillosa llena de diversas emociones donde cometerán errores, tendrán logros, fracasos, caídas y raspones, pero tú, papá, debes estar ahí para guiarlos y para saber cómo curar esos raspones, incluyendo ahora también los raspones digitales. Recuerda que los conflictos hoy se extienden del mundo físico al mundo virtual “en línea” y son altamente destructivos, como lo es el ciberacoso, las discusiones en línea, los mensajes de odio, el ciberbullying, las bromas pesadas, los retos, compartir fotos inapropiadas y publicar cualquier cosa destinada a causar daño a otra persona. Asegúrate de equiparlos con un kit de supervivencia digital: actualizándote con las herramientas digitales y proporcionándoles información sobre el buen uso de los dispositivos que utilizan; trasmitiéndoles el buen uso de los medios sociales y acompañándolos ; fomentando en ellos el civismo digital de la misma manera en que lo harían en el mundo físico; creando ambientes de comunicación y confianza, de forma que se sientan protegidos a tu lado y con la disposición de compartir contigo la información si están siendo acosados o de comunicarte si tienen dudas sobre usuarios desconocidos en la red.

Por Lupita Mejia

“Todos nosotros sabemos algo.

Todos nosotros ignoramos algo.

Por eso, aprendemos siempre.”

Paulo Freire

Cuando queremos tapar el sol con un dedo

Jamás imaginé que se pudiera tapar el sol de día y que se hiciera prácticamente de noche. Recuerdo el primer eclipse que vi por primera vez en mi vida: fue tanta mi curiosidad que contaba las horas, minutos y segundos para poder verlo; pero no contaba con los lentes adecuados así que fui y miré el reflejo de la alberca. Fue una sensación tan emocionante y al mismo tiempo tan escalofriante que no se me olvida. Tal vez algunos de ustedes también recordarán ese acontecimiento.

¿Cómo lo comparo con la actualidad? En la actualidad ya podemos enterarnos de diversos tipos de sucesos como este porque tenemos nuestras redes sociales. Es más: cada uno de nosotros puede convertirse en reportero tan solo teniendo un dispositivo porque la mayor parte del tiempo estamos conectados y compartiendo acontecimientos, no nada más sobre lo que pasa en la sociedad, sino que también estamos compartiendo acontecimientos de nuestra propia vida sin tener la conciencia de las consecuencias que esto detona. Recordemos que una vez que compartes algo en internet esto deja de ser de tu propiedad y corres el riesgo de que, al igual que un eclipse, nuestra vida se vuelva obscura por un momento, ya sea por un descuido o por una irresponsabilidad.

A veces los padres no estamos preparados para afrontar los peligros y las amenazas, pero sí estamos conscientes de que existen. Pasa igual que en la naturaleza: las personas somos muy dadas a decir que vamos a aprender de los errores, pero sería mejor aprender a prevenirlos. Es por ello que debemos estar cien por ciento informados en esta era digital, sobre todo en lo que concierne a la implicación de estos riesgos y amenazas que pueden dejar marcados a nuestros chicos. Cuando vi en YouTube un video de una pequeña que bailaba reggaetón sin ninguna malicia me pregunté “¿quién la habría grabado?” Y al enterarme de que fueron sus padres en una fiesta de cumpleaños de la pequeña aplaudiendo el gran espectáculo, me di a la tarea de investigar: ¿qué pasa cuando subes ese tipo de videos? Hoy por hoy los pederastas están a la orden del día, obteniendo y recopilando videos como el que les platico y que van desde un baile del colegio hasta la fiesta en la alberca, para poder ofrecerlos en su repertorio de pornografía infantil.

Lamentablemente, no podemos darnos cuenta de ello, es por eso que los pongo en alerta para que cuiden la intimidad de sus pequeños y adolescentes, ya que al grabarlos y al subirlos a un canal corren el riesgo de que su video sea material de pornografía. Papás, no pongan de carnada a sus hijos para los depredadores de la red.

No quiten el dedo del renglón de estar supervisándolos continuamente, ya que si ellos también tienen dispositivos con datos son capaces de subir videos en algún canal o red social en cualquier momento, exponiendo su intimidad, regalándola a cualquier ciberdelincuente o pederasta sin que se den cuenta. La comunicación es muy importante en familia; cuida la huella digital de tus menores y adolescentes, recuerda que una vez expuestos ya no podrás tapar el sol con un dedo.

“Nadie descuida lo que le importa…”

Por: Lupita Mejía

Y si hay que empezar de cero… pues se empieza

Conocemos una infinidad de modelos de smartphones, pero ¿todas las generaciones están al día con su uso?

Les cuento que la generación de los nacidos en los años cincuenta del siglo pasado –los también llamados baby boomers– son ahora de las más vulnerables, ya que se enfrentan a retos y amenazas en el ciberespacio sin estar preparadas, lo cual incrementa la posibilidad de que los ciberdelincuentes se aprovechen de su situación.

Platicando con algunos abuelos sobre cómo se sienten con el uso de las nuevas tecnologías, particularmente con los smartphones, algunos me respondieron que aún no se familiarizan con estos “chunches”, que les es muy complicado manipular estos “aparatos” y me trasladaron al pasado compartiéndome cómo realizaban una llamada telefónica, escuchaban música, mandaban cartas y llegaban al buzón, cómo usaban una calculadora para hacer cuentas y ver televisión. Al hacer su comparativa con el uso del teléfono, refieren que sólo marcaban el número –el cual ya conocían de memoria y además hacia trabajar su cerebro– y todo funcionaba, era simple. Ahora ven cómo sus hijos, nietos y algunos bisnietos manipulan un artefacto con un sinfín de funciones: cámara fotográfica, televisión, radio, reloj, calculadora, recados o mensajes y correo que, además, todo cabe en esa pequeña caja llamada smartphone.

Según el 15° Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios de Internet en México 2019, el grupo poblacional con mayor crecimiento es el de personas mayores de 45 años –cerca del 20%–. Asimismo, el no saber utilizar esta herramienta es una característica presente en usuarios de más de 34 años, lo cual implica una barrera. Evidentemente, mientras más edad tienen las personas la brecha es más grande.

Por otro lado, esta generación es una de las principales poblaciones objetivo en la publicidad debido a su poder adquisitivo. Según la Agencia IAB México, el 80% tiene un teléfono móvil del cual 40% son smartphones.

Esto me lleva a la conclusión de que también debemos proteger a nuestros adultos mayores, es decir, que los informemos sobre los riesgos a los que se puedan enfrentar utilizando sus dispositivos móviles. No solamente es cuestión de regalarles un smartphone con teclas grandes o con aplicaciones entretenidas; recordemos que existen amenazas que van desde la ingeniería social hasta la ciberdelincuencia. Así como les enseñamos a darse de alta en alguna red social también debemos concientizarlos de qué exponer en ellas, pues sabemos que a muchos de ellos les encanta tener fotos de sus nietos y compartirlas al mundo, comentar o discutir en algún foro, darse de alta en grupos de redes sociales que no pueden ser seguros e incluso compartir información con desconocidos; visitar algunos sitios web sin saber si son seguros, inscribirse a concursos, platicar con desconocidos en la red, etc.  ¡No demos por hecho que ellos ya lo saben!

Si proteges a tus adultos mayores en el ciberespacio estás aportando a que tengan una calidad de vida. No esperes a que alguien los asuste mediante una llamada o les roben su identidad.

Te dejo algunos consejos para cuidar a nuestros adultos mayores que nos comparte Center for Cyber Safety and Education.

No dejemos a nuestras raíces en manos de exterminadores, recordemos que somos el fruto de un buen cuidado.

Por Lupita Mejía

5 Conversaciones de seguridad de partida para adultos mayores

Usar el nombre de un nieto hace que una contraseña sea adorable y fácil de recordar, pero ¿es lo más seguro? Es muy probable que tus padres no hayan crecido en el mundo de la tecnología. Quizá te hayas encontrado más de una vez tratando de explicarles cómo es posible verse a través de Facetime y pidiéndoles que por favor apunten la cámara a su rostro y no a su oído.

Los ciudadanos de la tercera edad dan lo mejor de sí tratando de ir al paso de la última tecnología. Pero su falta de conocimiento, actitud de desconfianza y la vergüenza que puede ocasionarles reportar algún fraude pueden costarles cientos de dólares. En 2018, la gente reportó haber perdido $1.48 mil millones en fraudes, un incremento del 38% respecto al 2017. La mayor parte son personas en sus setentas: la media es de pérdidas de $751 dólares (FTC Data Book).

Durante el Mes de Seguridad en Internet este junio el desafío es que hables con los ciudadanos que son adultos mayores que tengas en tu vida y que les enseñes cómo estar seguros y cómo tener seguridad en línea.

5 Conversaciones de Ciberseguridad de Partida para Adultos Mayores:

  1. APLICA LAS ACTUALIZACIONES DE SEGURIDAD: Las actualizaciones de seguridad son la manera en que las compañías arreglan los vacíos de seguridad que los hackers encuentran en programas como antivirus, navegadores de internet, sistemas operativos, aplicaciones de dispositivos electrónicos y todos los demás programas. Tus programas te solicitarán que aceptes estas actualizaciones. Solo sigue el curso de las solicitudes o configura el programa de instalación automática de actualizaciones.
  2. RESPALDA TUS DATOS: Las computadoras se descomponen y los teléfonos y dispositivos se rompen o se pierden. Solo usa una extensión de almacenamiento portátil externa o los servicios de cualquier nube para respaldar todo lo importante. Si cometes el error de infectar tu computadora, aún tendrás tus fotos familiares y documentos importantes respaldados con algo externo.
  3. SITIOS WEB: Asegúrate de ver “https” (no solo “http”) en la dirección URL. La “S” significa que la organización utiliza la encriptación para sus transacciones en línea. Las organizaciones que no tienen https están abiertas a que intercepten las transacciones en línea de sus clients.
  4. TARJETAS DE CRÉDITO: Usa tarjetas de crédito y no de débito. En la mayoría de los lugares, si tu cuenta se vio comprometida, es más frecuente que exista protección contra fraudes en una tarjeta de crédito que de débito. No guardes los números de tu tarjeta en el sitio web.
  5. SIEMPRE DETÉNTE A PENSAR: Para evitar programas maliciosos o malware, piensa antes de darle click a cualquier cosa en línea, vínculos o archivos adjuntos al correo.
    Aprende más sobre estafas, contraseñas seguras y compras seguras visitando nuestro portal gratuito para Adultos Mayores.

Más información en Center for Cyber Safety and Education

¿Robo de identidad? ¡Cuidado! todos estamos expuestos a tener un “gemelo virtual”

Hoy les quiero platicar del “robo de identidad”. ¿Sabes si en verdad eres el único que puede hacer uso de tus datos o de tus cuentas?

Comenzaré explicando qué es el robo de identidad: es la situación que se presenta cuando alguien usurpa, a través de la obtención de datos personales, la identidad de otra persona haciéndose pasar por ella y con esta comete estafas, fraudes o extorsión.


Cuando alguien decide hacer uso de nuestra identidad, es decir, decide suplantarnos, nunca tendrá la amabilidad de avisarnos y ocupará nuestros datos sin dejar huella. Prácticamente, el suplantador se convierte en nuestro “gemelo virtual”. Él estará hurgando constantemente en nuestras pertenencias virtuales con el fin de obtener información. Por ejemplo: con nuestras redes sociales podrá conseguir nombres, datos de familiares cercanos, fechas de cumpleaños, correos electrónicos, teléfonos, lugares que frecuentas, trabajos y un sinfín de preferencias.

Tal vez, cuando nos mencionan “robo de identidad” lo primero que se nos viene a la mente es: “ojalá que no vayan a clonar el usuario de mi red social”, pero en realidad esta situación va más allá de eso: desde hacer publicaciones en tu nombre, enviar información a tus contactos, clonar tu tarjeta, acceder a tus cuentas bancarias y ¬hasta contratar créditos. En algunos casos somos nosotros mismos quienes brindamos esa información confidencial sin habernos dado cuenta. Todo esto puede llevarse a cabo con o sin internet.

¿Cómo sucede?

Sin internet nos pueden ¬contactar a través de una llamada telefónica (a esto se la llama “ingeniería social”); de manera que los estafadores pueden obtener información confidencial con simples preguntas que, al resultarte normales, podrían lograr que brindes información a cualquiera y que así fácilmente puedan robar tu identidad. Si te conectas a internet podrán intentar obtener tus datos mediante phishing: enviándote mensajes de instituciones bancarias, comercios, de tu oficina u otras organizaciones con las que tengas relación. Estos mensajes podrían estar ligados a sitios web falsos con múltiples fines.

¿Estamos conscientes de estar usando discretamente nuestros datos para no ser reemplazados por nuestros “gemelos virtuales”? Lo más importante es ser cuidadosos con nuestra información. Según estadísticas que nos comparte CONDUCEF, en el periodo enero-diciembre de 2018 las quejas por fraudes cibernéticos crecieron 25% respecto al mismo periodo de 2017, y representan cada año una mayor proporción (del 12% en 2013 al 59% en 2018). El monto reclamado de los fraudes cibernéticos ascendió a $9,517.2mdp; se bonificó solo el 55% y 88 de cada 100 fraudes cibernéticos se resolvieron a favor del usuario. Estos fraudes cibernéticos son en su mayoría derivados de una suplantación de identidad.

Te comparto algunas sugerencias para protegerte:

  • Sé cuidadoso con las publicaciones que compartas en redes sociales, sobre todo con la información personal.
  • Nunca accedas a tus cuentas bancarias desde una computadora pública.
  • Nunca compartas tus contraseñas o tu NIP a través de correo electrónico o WhatsApp.
  • Jamás brindes información personal si la solicitan vía telefónica o correo electrónico.
  • No dejes evidencia de estados de cuenta bancarios.
  • Revisa siempre que tus transacciones bancarias sean seguras.
  • Nunca pierdas de vista tu tarjeta cuando efectúes cualquier pago.
  • Cambia periódicamente tus contraseñas.

“Antes de intentar encontrar un culpable pregúntate sobre tu propia responsabilidad”
Lupita Mejía

Doxing: el cerrajero virtual. ¡También existe!

¿Cuántas veces se nos ha presentado el imprevisto de olvidar, perder o ser víctima de robo de las llaves de nuestra casa?, y ¿a quién llamamos? ¡Al cerrajero!, este técnico especialista en cerraduras quien tiene la facilidad de utilizar una llave maestra para abrir cualquier candado o cerrojo. Casi todos ellos atendiéndonos con el fin de brindarnos un excelente servicio y solucionar el problema, sin embargo como en cualquier otro ámbito podemos encontrarnos con personas con malas intenciones: abriendo cerrojos con el fin de querer hurgar nuestras pertenencias o las de alguien más.

Lo mismo suele pasar en el mundo digital, muchas veces ponemos varios candados a nuestras pertenencias digitales, como a nuestra identidad, número de cuentas bancarias, fechas importantes, créditos hipotecarios, administración de tarjetas bancarias, manejo de contraseñas o publicaciones de redes sociales, ya que en ellas está en juego, entre otros aspectos, nuestra privacidad, por lo tanto no debemos permitir que nadie abra nuestros candados.

¿Qué es Doxing?

Es la práctica de investigación de una persona para obtener sus datos e información privada con el fin de robarla o exponerla sin su consentimiento. Por lo general, estas prácticas son llevadas a cabo por ciberdelincuentes que buscan extorsionar, exponer y perjudicar a las personas -tanto adolescentes como adultos-. Tal es su capacidad de poder abrir los candados -como un “cerrajero virtual”- que llegan a tener acceso a información privada.

Como muestra basta un botón: el caso de los cadetes de toma de protesta del actual presidente de México, donde desafortunadamente un “cerrajero virtual” pudo hurgar información privada lo que permitió exhibirla sin consentimiento.

Amnistía Internacional menciona que en una encuesta reciente, de las mujeres entrevistadas que habían sufrido abusos o acoso online, el 17% indicaron que se habían revelado sus datos personales en Internet de este modo.

Es por ello que debemos ser sumamente cuidadosos y responsables en proteger nuestra información sensible, así como la que publicamos en nuestras redes sociales para evitar que lleguemos a ser víctimas de ciberacoso, amenazas, “hacking”, exhibición de información privada, robo de identidad, fraudes o ciberestafas. Tengamos la precaución de mantener a salvo nuestra información siendo conscientes de que en esta era digital también podemos sufrir ciberataques y nadie esta exento. Necesitamos estar informados, protegidos y atentos en todo momento, recuerda que tu integridad y la de tu familia es importante.

Si bien es muy complicado borrar tu “huella digital” en internet, te dejamos algunas de nuestras recomendaciones para que prevengas el doxing:

  • Identifica qué datos personales aparecen sobre tu persona en Internet, para ello puedes hacer un listado de las redes sociales y servicios web que utilizas donde has compartido información. Revísalos y solo comparte lo mínimo indispensable para obtener el servicio.
  • Identifica nueva información que se detecte en internet sobre tu persona, para ello puedes configurar alertas en Google para que te notifiquen.
  • Evita publicar demasiada información de tu día a día, mucho menos la de tus hijos, tanto en redes sociales como en sitios web.
  • Promueve en tus hijos el uso responsable de sus redes sociales. Es imprescindible que no publiquen información privada. Alguien puede estar atento y suplantar su identidad.
  • No compartir datos sobre fechas de cumpleaños o direcciones, mucho menos información sensible como la relacionada a datos personales. Cuando publiques trata de no especificar exactamente los lugares donde te encuentres o que frecuentas como: restaurantes, colegios, tu centro de trabajo o les estarás dando las llaves a los cerrajeros virtuales que practican el doxing.

Refuerza tus candados digitales, recuerda que nada sucede por casualidad, todo tiene un motivo.

Por Lupita Mejía