Automóviles conectados, ¿tu auto es seguro?

6:00 am. Suena la alarma, te preparas para ir a trabajar, enseguida desde tu smartphone le pides a Bronet (así se llama tu auto), que se autoevalúe: nivel de carga (pues es eléctrico), aceite, presión de llantas, sensores, etc. Instantes después Bronet te envía un informe en el cual te indica que necesitará recargarse al finalizar el día.

7:30 am. Le pides a Bronet que revise el estado del tráfico, determine cuál es la mejor ruta a tu oficina e inicias tu camino mientras Bronet toca tu canción favorita, Confortable Numb de Pink Floyd. Después de unos instantes, Bronet te recuerda que tienes programada una conferencia a las 8:00 am.

8:00 am. Bronet te conecta a la conferencia mientras continúas tu camino; de forma inesperada Bronet te dice que hay una manifestación camino a la oficina y te sugiere una nueva ruta. Una vez ajustada la ruta, continúas. Mientras tanto, Bronet armoniza la temperatura interior y, apenas pasados unos instantes, Bronet te informa que tu presión arterial está elevada e inicia un CheckUp de tus signos vitales. Momentos después Bronet te informa tu estado de salud, al mismo tiempo que informa a tu aseguradora e incluye tu posición geográfica. Bronet desacelerada, busca estacionarse y espera a los servicios médicos que llegan varios minutos después. Afortunadamente, te encuentras bien.

Parece un extracto de la serie de televisión norteamericana de la década  80´s Knight Rider o conocida en México como El auto increíble, en donde KITT, un prototipo de automóvil de alta tecnología, parece tener consciencia, es altamente inteligente y sabe hablar e interactuar como si fuera un humano. Pues bien, ya no es ficción, es una realidad.  Hemos traído a nuestros autos a nuestro entorno gracias a la inteligencia artificial (IA), los hemos hecho inteligentes y los hemos conectado a la red.

En el año 2013 se desarrolló el trabajo de investigación llamado “IoT IN AUTOMOTIVE INDUSTRY: CONNECTING CARS” de TECHNION, el Instituto Tecnológico de Israel desarrollado por Avital Cohen, Luis Arce-Plevnik y Tamara Shor. En él destaca un informe de Machina Research que establece que el porcentaje de autos nuevos que se conectaban a internet apenas alcanzaba el 10%,  pero se estimaba que para el 2020 el 90 % de los nuevos automóviles estarán conectados y que, para el 2022, habrá 1800 millones de conexiones M2M automotriz (Machine to Machine, ‘máquina a máquina’ concepto que se utiliza para referirse al intercambio de información o comunicación en formato de datos entre dos máquinas remotamente conectadas).

Ahora imaginan la escena anterior, en donde Bronet repentinamente comienza a realizar acciones extrañas y tú, al tratar de tomar el control, simple y sencillamente no puedes. Bronet comienza a acelerar y toma un camino completamente diferente, no puedes hacer llamadas telefónicas, los frenos no responden, no puedes tomar control del volante, las puertas y cristales están bloqueadas, en síntesis, has perdido el control total de Bronet y estás completamente expuesto a su control.

Ante esta situación, ¿qué pudo haber pasado?, ¿se trata de una falla en la computadora central de Bronet o ha sido hackeado?

Si bien es cierto que estar conectado trae muchas ventajas, tal y como lo imaginamos y disfrutamos en la primera escena, es una realidad que al estar conectados existe el riesgo latente, y muy alto, de que seamos víctimas de la ciberdelincuencia. Entonces surge la pregunta: ¿cómo es que los fabricantes de autos conectados aseguran dichas aplicaciones contra el riesgo de ciberataques?

La realidad es que, como toda nueva tecnología, la etapa inicial presenta muchas áreas de mejora y por el momento las medidas de seguridad en las aplicaciones de autos conectados están en esta etapa. Por ello, desafortunadamente los ciberdelincuentes:

  • Han encontrado vulnerabilidades que les dan acceso a servidores de las aplicaciones o a los sistemas multimedios del automóvil.
  • Incluso podrían insertar su propio código, programas de tipo troyano en las aplicaciones del auto, reemplazando con ello programas originales, lo que dejaría sin defensas a todo el sistema.
  • Al poder insertar aplicaciones maliciosas podrían robar las credenciales del usuario, lo que se traduciría en un robo de datos de los usuarios.
  • Continúan día a día buscando nuevas vulnerabilidades en dispositivos IoT, así que aún faltan más por descubrir.

Como en toda historia con antagonistas, también existen  héroes que luchan día a día para salvaguardar nuestra seguridad: Kasperky nos ha proporcionado una serie de recomendaciones que los usuarios de autos conectados podemos seguir para proteger nuestros vehículos y principalmente nuestra integridad ante posibles ciberataques. Las recomendaciones son:

  • Evitemos hacer root (activar el control privilegiado o “superusuario”) en nuestros dispositivos Android, ya que esto abrirá posibilidades casi ilimitadas a las aplicaciones maliciosas de instalarse en nuestro equipo.
  • Desactivemos la posibilidad de instalar aplicaciones de fuentes que no sean las de las tiendas de aplicaciones oficiales.
  • Mantengamos actualizada la versión del sistema operativo de nuestros dispositivos para reducir las vulnerabilidades del software y reducir el riesgo de ataque.
  • Instalemos una solución de seguridad probada para proteger nuestros dispositivos.

Conclusión

Es una realidad, todo estará conectado y en un futuro no muy lejano también será común ver en las calles de nuestras ciudades vehículos autónomos apoyando a los humanos a trasladarse, liberándonos del estrés y cansancio de manejar después de una jornada extenuante de trabajo , así como coadyuvando en el monitoreo de nuestra salud; sin embargo, cualquiera que sea el futuro, algo es innegable: la imperante necesidad de prevalencia de la seguridad. Esta condición es  irrenunciable y como humanos debemos hacernos cargo de aquello que nos corresponda para reducir los riesgos de ataque en cualquier contexto en el que nos encontremos.

Por Eleazar Cruz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>