La tecnología supliendo las deficiencias de comunicación en las familias

Mientras que los niños, niñas y jóvenes de hoy dominan la tecnología digital, es muy probable que sus padres no muestren los mismos conocimientos y competencias. Dicha situación, como muchas otras que se presentan entre padres e hijos, brindan la oportunidad de involucrarse y ampliar el panorama sobre temas que van siendo parte de la vida de los hijos.

Con frecuencia escucho a los adultos quejarse de que sus hijos no les platican sobre su día, la escuela, sus amistades, etc., y considero que la respuesta está en gran medida en el nivel de involucramiento que se desarrolla entre padres e hijos. Existen mamás y papás que, por involucrarse demasiado, preguntan y señalan cosas constantemente que generan en sus hijos una sensación de “asfixia emocional” debido a que no les permiten tener un espacio sano y libre a través del cual puedan ir probando sus propios límites y recursos. También existen mamás y papás que por diversas razones (falta de tiempo para convivir, aprendizajes y cuestiones emocionales, entre otras) no saben, o no consiguen, mantener una charla a través de la cual pueden mostrar su interés, apoyo y guía hacia sus hijos.

Y ustedes se preguntarán ¿A qué viene todo esto en relación con la tecnología digital?

Tanto el sobre involucramiento como la falta de involucramiento por parte de los padres y madres, genera inseguridad y duda en los hijos, impacta en la toma de decisiones, obstaculiza el desarrollo de la asertividad y deja a los hijos más frágiles y vulnerables ante las influencias externas y con mayor tendencia de “engancharse” a la tecnología digital y hacer de ésta su mejor y única aliada.

Involucrarse como madre y como padre no solo implica escuchar lo que comparten nuestros hijos, sino comprender e intervenir de manera más asertiva, para realmente entender su perspectiva, conocer sus pensamientos y explorar con ellos sus sentimientos en relación con la tecnología digital.

El saberse involucrar y conectar con los hijos se puede aprender, sobre todo cuando como adultos, no tuvimos esa conexión con nuestros propios padres y /o no sentimos su presencia e interés en nuestros asuntos de la infancia.

En la medida en que los padres y madres adquieran estrategias para involucrarse adecuadamente, cuenten con información clara sobre las ventajas y desventajas de la tecnología digital y comprendan las circunstancias familiares y sociales que influyen en la atracción de sus hijos hacia los “electronic gadgets”, tendrán más posibilidades de que sus hijos acepten de mejor manera los límites y el manejo familiar que se dará sobre los mismos.

El manejo moderado de la tecnología digital depende de la familia, en establecer horarios según la edad de los hijos, la supervisión, si necesitas orientación, escríbenos.

Por Gabriela Oseguera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>