Ciberacoso sexual: «Pensaba que mi hijo jugaba a un videojuego inocente pero le enviaban imágenes pornográficas»

Con información de BBC Noticias

El videojuego online Roblox cuenta con 90 millones de usuarios y se comercializa como para niños, pero hay temores de que también lo utilicen pederastas para engañar a los menores.
Desde Roblox le aseguraron a la BBC que están comprometidos en proteger la seguridad de los niños aunque optaron por no hacer comentarios sobre casos individuales.

A continuación, relatamos la experiencia de una madre y su hijo, usuario del videojuego.

«Estaban hablando de violación. Estaban hablando de actividades sexuales que eran pornográficas», dice Sarah (nombre ficticio) recordando algunos de los mensajes gráficos enviados a su hijo.

Había estado jugando a Roblox online, donde los usuarios construyen sus propios juegos y crean personajes con bloques de colores.

A Sarah inicialmente le parecía un «juego inocente».
Ella había activado los controles parentales, por lo que su hijo, que aún no era un adolescente, no podía enviar mensajes.
Pero, con el tiempo, notó un cambio en su comportamiento.

Ya no quería participar en las actividades familiares, de las que solía disfrutar mucho.
Preocupada, decidió revisar el juego y descubrió que se había estado comunicando con otras personas en una aplicación de terceros.
Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que su hijo había sido engañado para enviar imágenes sexualmente explícitas de sí mismo.
«Encontramos algunas fotos», le dice al programa de la BBC Victoria Derbyshire. «Fue horrible. Me sentí asqueada».

Roblox le dijo a la BBC que su chat en el juego cuenta con filtros muy estrictos y cualquier intercambio de fotos tendría que haberse realizado en una aplicación de terceros, que no está «afiliada ni integrada con Roblox».
«Es extremadamente importante tener cuidado con estas aplicaciones de chat, particularmente [aquellas con una] función de ‘superposición’ que hacen que parezca que es parte de cualquier juego que se esté jugando».

Es una situación que el exoficial de policía John Woodley sabe que otros padres también han experimentado.
Woodley visita las escuelas de Reino Unido con su colega John Staines advirtiendo a los niños sobre los peores escenarios de los juegos online.
El expolicía cree que los padres no se dan cuenta de que hay personas que encuentran formas de comunicarse con los niños a pesar de los controles.
En aplicaciones de terceros, dice, «pueden hacer que envíen fotos y mantengan conversaciones verbales con ellos».

Para Amanda Naylor, que lidera Barnardo, una asociación sin ánimo de lucro que busca proteger a los niños del abuso sexual infantil, la industria debe hacer más para protegerlos.
Naylor cree que aunque Roblox puede tomar medidas cuando son informados, los niños a menudo no entienden que están sufriendo abuso, por lo que no se lo cuentan a nadie.

Padres con las habilidades necesarias

Naylor también estima que los padres deben estar «capacitados» o adquirir las habilidades necesarias para saber proteger a sus hijos.
Hay filtros de control parental (programas informáticos específicos para filtrar contenido) que llevan años en el mercado, pero algunos padres sienten que no saben lo suficiente de tecnología como para activarlos adecuadamente.
También es importante que cuando se produzca el abuso, agrega, los niños reciban apoyo adecuado después, ya que podría tener un impacto en sus relaciones futuras.

Sarah dice que en su caso, contactó a Roblox para preguntarles cómo habían «permitido» que abusaran de su hijo.
«No me contestaron», dice.
Y cuando ella llevó el caso a la policía y los oficiales intentaron acceder a las direcciones IP de los presuntos acosadores, Roblox «rechazó» dar esa información.
«No dejaron que la policía investigara el asunto porque estamos en Reino Unido y son una compañía estadounidense», dice Sarah.

El agente policial con el que Sarah estaba en contacto le dijo al programa de la BBC Victoria Derbyshire que solo tenía autoridad para investigar los delitos que ocurrían en Reino Unido y en este caso las personas que acosaron al hijo de Sarah estaban en otro país.
Roblox le dijo al programa que los jugadores podían reportar un comportamiento inapropiado usando el «sistema de denuncia de abusos» y que los acosadores podrían ser suspendidos o sus cuentas eliminadas.

‘Actitud sexualizada’

La historia de Sarah es un caso extremo, pero han puesto de relieve otros problemas con Roblox.

El año pasado, una madre de Estados Unidos describió en un post de Facebook su conmoción al ver que el avatar de su hija era «violado por una pandilla» formada por otros jugadores online.
Publicó las capturas de pantalla que mostraban a dos avatares masculinos atacando el personaje femenino de su hija.
Roblox dijo que había expulsado a los jugadores.
Un padre, Iain, le contó al programa Victoria Derbyshire que tenía preocupaciones similares, después de que jugar con el avatar de su hijo para entender más.
Contó que un jugador le dijo a su personaje que se acostara, luego se acostó sobre él y comenzó a moverse de una manera «asquerosa» y sexualizada.

Mientras se levantaba, la otra persona amenazaba con suicidarse si se iba.
Iain dice que contactó a Roblox, pero nunca tuvo una respuesta.

Roblox le dijo a la BBC que era implacable con el material inapropiado y que tenía moderadores las 24 horas.

Muy impactada

Pero tanto Sarah como Iain creen que se necesita hacer más para proteger a los niños.
Sarah dice que su hijo quedó «muy afectado».
«Él está roto y nosotros también. Lo que ha pasado le destruye la vida a cualquiera», dice.
«Nunca podré olvidar esas imágenes y esas frases de mi mente».

Más información en BBC Noticias

Qué es la generación Alfa, la primera que será 100% digital

Con información de BBC News

Si nos parece que nadie puede saber más de tecnología que los ‘millennials’ y la generación Z… estamos muy equivocados.

Llegó la hora de darle la bienvenida a la generación Alfa, la primera que es nativa digital al 100%.

Hacer cortes generacionales no es una ciencia exacta. Sin embargo, según un análisis de 2018 del centro de estudios Pew Research Center, analizar las generaciones ofrece «una manera de entender cómo los acontecimientos globales y los cambios tecnológicos, económicos y sociales interactúan para definir la forma en que la gente ve el mundo».
Y está claro cómo ve el mundo la próxima generación: a través de una pantalla.

¿Quiénes son?

Después de la Generación Z, se nos acabaron las letras del alfabeto latino, pero no se preocupen: nos quedan, todavía, todas las del alfabeto griego.
Y la próxima generación, formada por los hijos de los millennials, es la Alfa.

«Antes las generaciones se definían a partir de sucesos históricos o sociales importantes. Hoy se delimitan por el uso de determinada tecnología», le explica a BBC Mundo el uruguayo Roberto Balaguer, psicólogo, docente, escritor y experto en el uso -y abuso- de las redes sociales.

Joe Nellis, profesor de economía global de la escuela de negocios Cranfield de Reino Unido, concuerda con él: «La generación Alfa está formada por los niños nacidos desde 2010, el año en que Apple lanzó por primera vez el iPad».

Después de los ‘baby boomers’ llegó la generación X (nacidos entre 1965 y 1979). Crecieron oyendo hablar de dispositivos electrónicos, pero la tecnología les resulta todavía algo ajeno.
Luego tuvimos a la generación Y, los famosos ‘millennials’ (nacidos entre 1980 y 1993), caracterizados por un mayor uso y familiaridad con las comunicaciones, los medios de comunicación y las tecnologías digitales.
Y finalmente vino la generación Z (nacidos entre 1994 y 2010). Sus miembros utilizan internet desde muy jóvenes y se sienten cómodos con la tecnología y el mundo digital.

Sin embargo, ninguna de estas generaciones será comparable a nivel digital con los Alfa, que, como contraparte, serán la primera a la que le serán ajenos muchos aspectos del mundo analógico.
Nellis explica que, mientras que el resto de las generaciones todavía están aprendiendo a adaptarse a un mundo digital, estos niños representan «la primera generación digital».
Balaguer, por su parte, destaca que el concepto de generación se va acortando cada vez más.
«Lo que antes llevaba 25 años construir y definir, hoy se ha reducido a una década. Eso da cuenta de los cambios permanentes a los que estamos sometidos como cultura», asegura.

Los hijos de los ‘millennials’

Según las estimaciones de los expertos, cada semana nacen más de 2,5 millones de Alfa en todo el mundo.
Eso significa que para 2025, cuando según los expertos nacerán los últimos miembros de esta generación, podrían ser más de 2.000 millones.
«La gran mayoría nacerán en mercados emergentes y países en desarrollo, y es probable que tengan mejores perspectivas que sus padres y abuelos a medida que mejoren los niveles de vida en los próximos años», afirma Nellis.

El entorno de los Alfa, empezando por sus padres, está constantemente conectado a celulares y a internet.
Así, la tecnología es una extensión de su manera de conocer el mundo.
«Los Alfa están criados en familias en las que los roles parentales tradicionales están más desdibujados que décadas atrás, en las que las tareas se comparten como nunca antes y en las que el balance trabajo-vida se cuida como en ninguna generación anterior», dice Balaguer.

El futuro que les espera

¿Vivirán los Alfa mejor que sus padres?
El profesor Nellis cree que sí.
«Creo que la generación Alfa vivirá mejor que sus padres no solo en términos de ingresos sino también en términos de calidad de vida entendida como tener más capacidad de elección, más oportunidades de educación, más cuidado hacia los otros, etc».
Sin embargo, Balaguer no lo tiene tan claro.
«Han tenido más atención que generaciones anteriores, más presencia paterna, pero también sus vidas están muy atravesadas por la tecnología omnipresente y tienen padres más extendidos hacia afuera, conectados por defecto, y eso claramente es una limitante para la disponibilidad emocional y la calidad de la atención», asegura.

Y añade: «Son niños que en general tienen menos interacción a través de historias narrativas y menos intercambio de lenguaje, lo que provoca que haya más patologías de lenguaje que una década atrás, así como mayor incidencia de trastornos oftalmológicos y déficit atencional».
Si su característica principal es su dominio del mundo digital, ¿tendrán problemas cuando tengan que enfrentarse a una situación analógica?
«El mundo analógico está cada vez menos presente en nuestras vidas. Los padres quieren ‘más barro y menos pantalla’, pero al mismo tiempo pasan mucho tiempo frente a sus smartphones y modelan con su ejemplo», asegura Balaguer.
Y añade: «Hoy esta generación Alfa genera muchos diálogos en los grupos de WhatsApp pero tiene más accidentes domésticos que la generación anterior, por lo que muchos hablan de una generación de padres distraídos mirando sus pantallas más que a sus bebes o a sus bebes por detrás de la pantalla».
En cuanto a Nellis, que cree que el medio ambiente será una gran preocupación para esta nueva generación, la incompetencia analógica de los Alfa le preocupa más bien poco: «No supondrá ningún problema, porque las situaciones analógicas serán una minoría».

Más información en BBC News

Qué datos de nuestros hijos tiene internet y cómo pueden perjudicarles en el futuro

Con información de BBC News

Hasta hace algunos años, quizá una década, las preocupaciones que tenían los padres cuando sus hijos llegaban a la edad adolescente, aparte de cuestiones relacionadas con los estudios, se centraban en cosas como el primer consumo de alcohol, el coqueteo con las drogas, los riesgos ante un sexo sin protección, peleas nocturnas tras una noche de fiesta, etc.

Hoy día, sin duda, esto nos sigue sonando a todos los que somos padres y madres de adolescentes y jóvenes, pero con una salvedad, la preocupación, si cabe, es aún mayor.

¿Por qué? ¿Se emborrachan más? ¿Se drogan más? ¿Se pelean más?
La respuesta es no.

Todo con el smartphone

El problema es que ahora tienen la costumbre de documentarlo todo con sus teléfono móviles, tanto lo bueno como lo malo.

Así, aquello que antiguamente hubiera podido quedarse en una «mala noche», hoy les puede acompañar por el resto de sus días.

Sí, es lo que conocemos como huella digital.

Y como nos confirma el estudio que realizó empantallados.com, justo eso, la sobreexposición en internet, es la máxima preocupación que las familias tienen en la actualidad, por encima del uso abusivo u otros riesgos como el ciberbullying o el grooming.

Y tiene todo el sentido, ya que hacer un uso no seguro o problemático de internet o redes sociales es lo que puede traer como consecuencia el resto de peligros asociados a las nuevas tecnologías. Sabemos que WhatsApp, Instagram y Youtube son las aplicaciones que más utilizan los adolescentes y jóvenes. Pero también sabemos que del 98% de los que con 15 años navega por internet solo un tercio lo hace de manera no problemática.

Supervisar el rastro personal de los hijos

Si, además, pensamos que, como nos confirman un 6 % de los padres, les compraron los dispositivos cuando tenían entre 11 y 12 años, la necesidad de supervisar y controlar a esas edades el rastro personal que puedan ir dejando por la red es muy necesario. Pero, como dijo Voltaire, «comencemos aclarando los términos».

¿Qué entendemos por huella digital?

Se trataría de todos los rastros que dejamos al navegar por internet: los comentarios que hacemos en las redes sociales, fotografías o vídeos que subimos a las plataformas, los likes en las publicaciones, las descargas de apps, llamadas de Skype, uso de mensajería instantánea, registros de correo electrónico…

En definitiva, un historial online que, potencialmente, puede ser visto por otras personas o almacenado en una base de datos.

El rastro indirecto

También tenemos que saber que la manera en que funcionan los dispositivos móviles actualmente hace que generen una huella digital más indiscreta. Los smartphones reducen la capacidad de los usuarios de conectarse de forma anónima, ya que son los desarrolladores quienes tienen todo el control de la información que se envía a otros servicios o terminales.
Es más, muchas veces los servicios de localización están habilitados por defecto, o se incluyen en un conjunto de permisos que se solicitan al usuario al instalar la aplicación, por lo que podríamos ser geolocalizados al momento por cualquier persona.

Además de esto, están los llamados metadatos que vienen implícitos en las fotografías y vídeos que tomamos con nuestros dispositivos. Por ellos se sabe información como a qué hora fue tomada la imagen, en qué fecha, con qué teléfono y en qué ubicación.

Y, dicho esto, llega el momento «crisis»: ¿podría cualquier persona con unos mínimos conocimientos informáticos (sin tener que ser un ciberdelincuente, vaya) sacar esta información de nuestro contenido en redes sociales, blogs o foros, que previamente se hubiera descargado a su ordenador? La respuesta es sí y no. O depende.

Quién conserva los metadatos

Como nos confirma Javier Solueta, experto en ciberseguridad y análisis de riesgos para empresas, hay plataformas como Facebook, Instagram o Twitter que cuidan más la privacidad de sus usuarios y borran los metadatos de las fotografías y vídeos antes de ser publicados en sus perfiles.

Aunque sí guardan esa información, ojo, para poder «mejorar sus servicios y desarrollar otros».

Pero otras, como Flickr o Tumblr, o incluso el propio Google, no, ya que no alteran los archivos y conservan todos los metadatos.

Pero los metadatos no solo se encuentran en fotografías o vídeos, sino que están presentes en cualquier tipo de archivo digital, incluidos los textos o los PDFs.

Esto supone que a la hora de pensar en cuidar nuestra huella digital y posibles crisis de reputación que nos puedan causar, también tendríamos que pensar en cualquier contenido que subamos a la red.

En el caso de ordenadores o portátiles, todo es mucho más sencillo, ya que podemos navegar en privado o borrar cookies, eliminando todo rastro de nuestra huella online, salvo por los contenidos o archivos que subamos a las plataformas.

Hábitos de «higiene» en ciberseguridad

Por todo esto, se hace más que necesario desarrollar hábitos de «higiene» básica en el campo de la ciberseguridad.

Y esto es algo que debemos aprender en casa y desarrollar los adultos, para luego poder educar en digital a nuestros hijos:

  • No quedarnos con las configuraciones por defecto o preconfiguradas de apps y plataformas en las que nos demos de alta, sino personalizarlas según nuestras necesidades.
  • Leernos las políticas de privacidad antes de aceptarlas (¡Sí, de verdad que se puede!).
  • Utilizar diferentes correos, uno para los temas profesionales o personales, y otro para las compras online o configuraciones de redes sociales.
  • Usar una tarjeta de prepago para los eCommerce o una tarjeta de crédito distinta a la utilizada normalmente.
  • Utilizar contraseñas robustas de bloqueo de los dispositivos y de acceso a las aplicaciones o cuentas personales, y, si es posible, utilizar también la verificación en dos pasos.
  • Mantener los dispositivos siempre actualizados y con sistemas antivirus.

Novedades y actualizaciones

Porque, aunque siempre podamos clamar a Google esgrimiendo nuestro «derecho al olvido», hemos de saber que, en España, de las 249.564 solicitudes o peticiones de retirada de URL o 76.947 de borrado recibidas, tan solo se ha llevado a cabo un 44,6 %.

Facebook, Twitter y Youtube están entre los dominios de la mayoría de las URL que han quitado de la «búsqueda» de Google.

Así que, como si de una enfermedad se tratase, ¡más vale prevenir que curar!

Más información en BBC News

Los niños en internet – Segunda parte

En la primera parte de este artículo compartimos con usted una descripción de las características de cada una de las generaciones a lo largo de la historia, desde los “Baby boomers” hasta la llamada “Generación Z”, con el objetivo de comprender a los niños de la actualidad y su relación con la tecnología, y como esa relación, si bien ofrece muchas ventajas, también contrae grandes riesgos y peligros, como lo son: suplantación de identidad, ciberacoso, sexting, grooming, tecno adicciones y contenidos inapropiados; además de acuerdo con las estadísticas mundiales, se sabe que cada año más de un millón de niños caen en redes con contenido pedófilo, según Unicef, y que en México en en el 2011 el 80% de niños y adolescentes ya contaban con acceso a Internet.

Bajo este contexto, le compartimos recomendaciones que buscan apoyar a los padres de familia, sugeridas por expertos en la materia con el fin de prevenir y reducir los riesgos y peligros existentes a los que pueden estar expuestos nuestros niños al conectarse a Internet:

  1. Determine la edad y qué tipo de dispositivos móviles son los adecuados para sus hijos.
  2. Acompañe a sus hijos siempre cuando estén frente a un dispositivo y fomente un entorno de confianza y comunicación; si en casa existe una computadora ubíquela en un lugar público de la casa, así le será más fácil la supervisión.
  3. Debe establecer reglas claras, enséñele que nunca debe compartir datos personales, enséñele que no debe aceptar invitaciones de amistad de desconocidos, que debe evitar encuentros con alguien que hayan conocido en la red y acceder a páginas con contenidos inapropiados.
  4. Diseñe y administre planes de uso de la tecnología, creando usuarios independientes para cada uno de sus hijos, utilice contraseñas fuertes en cada uno de sus dispositivos, establezca también horarios para uso y navegación (La Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños no pasen más de dos horas por día frente a una pantalla), así como el tipo programas que puede utilizar.
  5. Use la tecnología, configure correctamente las opciones de seguridad de las diferentes aplicaciones y dispositivos, además, instale “software” de control parental, de monitoreo pasivo de Internet, éstos guardan un registro de las páginas visitadas, sin violar la intimidad del menor, y generan cierto tipo de controles de visita a algunos sitios web.
  6. Cubra la webcam de su computadora y la cámara del teléfono móvil, así como cualquier elemento de los dispositivos electrónicos con los que se conecta a Internet y que puedan comprometer su privacidad e intimidad.
  7. Cree listas negras y blancas. Las primeras se refieren a sitios no recomendados; las segundas son páginas con contenido sano. Éstas se crean dentro de la configuración del usuario y permiten controlar su navegación.
  8. Manténgase actualizado y aprendiendo constantemente ya que los niños son usuarios nativos de tecnología, nacieron en la época de Internet, ello les facilita su manejo.
  9. Manténgase alerta ante cualquier indicio de cambio de comportamiento, si su hijo cambia de actitud repentinamente, puede estar viviendo un mal momento en el hogar, en el colegio o quizás en Internet.

No es suficiente saber y aceptar que nuestros hijos nacen en la era tecnológica y de Internet, es necesario guiarles e instruirles acerca del cómo deben utilizarla, prohibir utilizar Internet o las redes sociales es imposible y no soluciona nada, por el contrario, ser guías y estar siempre cuidándolos es la mejor opción, acérquese a Internet no le tema, no lo rechace, conózcalo, esto al final será un aliado poderoso para entender la dinámica, el contexto, los riesgos y beneficios de la tecnología y de Internet.
Para proteger a nuestros niños debemos saber a los peligros que están expuestos, no haga de sus hijos “Huérfanos Digitales”, ¡aprenda a cómo prevenir los riesgos!

Otras fuentes de consulta:
https://www.entrepreneur.com/article/268023
https://psicologiaymente.com/clinica/tecnoadiccion
http://www.ciberbullying.com/cyberbullying/tag/mexico/

Por Eleazar Cruz

La mitad de los hogares conectados a Internet en México tiene un dispositivo vulnerable: Avast

Con información de El Economista

Avast analizó 2.5 millones de dispositivos en 390,000 hogares mexicanos y descubrió que 47% de estos hogares tenía al menos un dispositivo conectado a Internet que era vulnerable a un ataque.

La inteligencia artificial (IA) y el Internet de las cosas son dos de las tendencias tecnológicas que ocupan un lugar en todas las listas, conferencias, rankings y ensayos sobre el futuro que ha alcanzado a la sociedad. Al mismo tiempo que la automatización de los procesos del trabajo y de la vida cotidiana se presentan como un beneficio para la sociedad en general, la mayoría de los tecnólogos no descartan que los sesgos y los riesgos de seguridad que implican el uso de estas tecnologías puedan suponer verdaderas amenazas para la humanidad.

En colaboración con la Universidad de Stanford, la compañía de ciberseguridad Avast produjo un estudio que hará público en las próximas semanas sobre las vulnerabilidades en los dispositivos de Internet de las Cosas (IoT). Avast es una firma de ciberseguridad de origen checo fundada en 1988. Desde su fundación hasta el 2010, la compañía llevaba el nombre Alwil pero fue en ese año cuando decidió cambiarlo por el de su producto más popular, el antivirus Avast, que posee la mayor cuota del mercado de software antivirus, con 15.2%, de acuerdo con Statista. Esto la hace colocarse por encima de otras empresas como McAfee Inc, Malwarebytes Corporation, BitDefender y ESET.

Para realizar su reporte, la compañía encuestó a 16 millones de hogares y analizó 87 millones de dispositivos en todo el mundo con el fin de conocer qué tipo de dispositivos hay y cuáles son las medidas de seguridad que tienen. En el caso de México, en donde hacia diciembre del 2018, Avast analizó 2.5 millones de dispositivos en 390,000 hogares, la compañía descubrió que 47% de estos hogares tenían al menos un dispositivo conectado a Internet que era vulnerable a un ataque. En un tercio de los hogares en los que Avast descubrió que había un dispositivo vulnerable, también detectó que dicho dispositivo era el router, es decir el aparato que es la fuente de la conexión a Internet en un hogar.

Rajarshi Gupta, investigador de Inteligencia Artificial del equipo de Avast, habló con El Economista sobre el uso de algoritmos de inteligencia artificial en la defensa del ciberespacio, pero también en la creación de nuevas formas de ataque. Además de las implicaciones que tiene el que alrededor de 14,200 millones de dispositivos estén conectados a internet en todo el mundo.

一 La inteligencia artificial es usada como una técnica de ciberseguridad, pero ¿es también usada para lo contrario?, ¿Sirve para desarrollar malware o detectar medidas de seguridad cibernéticas?

一“La inteligencia artificial es una herramienta y se trata de cómo vas a usarla. Nosotros estamos usándola muy intensamente para detectar malware, monitorear el tráfico de la red, detectar ataques vía email y de phishing. Al mismo tiempo la inteligencia artificial puede ser usada para crear esos ataques. Esto no es diferente a cualquier otra pieza de tecnología que haya evolucionado en los últimos cientos de años, una pistola puede ser utilizada para defender y para atacar. Se reduce a una cuestión sobre quién está usando mejor y quién está desarrollando mejor las herramientas.

“En términos generales, hay más inversión en el lado blanco que en el lado negro: hay más inversión económica, más investigación y la adopción y el desarrollo de tecnología tiende a ser mejor en el lado blanco. El problema es que los defensores deben defenderlo todo, todo el tiempo, mientras que los atacantes, sólo tienen que quebrar algo cada cierto tiempo. Eso es lo que supone el reto”.

“El uso de inteligencia artificial es significativamente más intenso en el lado blanco. Toda la industria de ciberseguridad ha estado usando la inteligencia artificial desde el principio de esta década, hace casi 10 años, lo mismo que los atacantes. Sucedió cuando estos descubrieron lo que llamamos polimorfismo, una técnica para cambiar un archivo en una variedad infinita de formas y la defensa a esto fue la detección de comportamiento (behavioural detection), es decir que no observas la composición del archivo sino su comportamiento y ésta es la primera vez en la que podemos decir que usamos una técnica de inteligencia artificial para hacer detección de amenazas. Ahora usamos redes neurales.

一 Dices que hay mayor inversión e investigación en el uso de inteligencia artificial del lado de la defensa, ¿qué sucede con los ataques realizados por estados nación, que cuentan con muchos recursos para igualar esta inversión?

一 Cuando he hablado con la mayor parte de la industria de defensa cibernética, que defiende tanto a consumidores y a compañías, cuando observan la idea de los ataques de estados nación, básicamente se mantiene la idea, sólo que cambian los jugadores, ahora tienes a naciones atacando a otras naciones y lo mismo, naciones defendiéndose de otras naciones. Estoy de acuerdo en que ahora la balanza está más equilibrada, pero la diferencia radica en la superficie de ataque.

En general, si un Estado nación intenta atacar tu computadora personal, lo más probable es que lo logren, porque tú no tienes ni el dinero ni los recursos para defenderte, pero si el Estado nación intenta atacar los secretos más profundos de la NASA, ésta tiene las defensas suficientes para asegurarse de no ser atacada. Se trata una cuestión de balance. Si una entidad muy grande intenta atacar a una pequeña, lo más probable es que lo consiga, por la suma de poder y técnicas.

Nosotros en Avast protegemos consumidores, entonces lo que debemos hacer es garantizar que aquellos ataques dirigidos a millones de personas no consigan su cometido. Hay otras compañías que defienden a compañías y no tienen que proteger a todo el mundo, sino los datos de una compañía, así que la superficie es más reducida pero el ataque suele ser más fuerte.

一 Siguiendo un poco el tema de los consumidores, un análisis de Gartner reveló que para este 2019 estarían conectados a Internet 14,200 millones de dispositivos, ¿qué supone esto para la seguridad de la red?

一 Lo que vemos hoy en día en el mundo del Internet de las Cosas es que hay miles de millones de dispositivos que son creados por compañías que no son expertos en ciberseguridad . y las personas que hacen, por ejemplo, lámparas inteligentes, no piensan en la seguridad, sólo piensan en que puedas encender tu lámpara mediante tu celular. Además, hay algo en lo que no piensa mucha gente y es que si tú tienes una computadora o un celular, tienes la posibilidad de instalarles software de seguridad adicional, pero eso no sucede con las lavadoras o lámparas. El problema es que nadie considera que estos son puntos de entrada y que tu red es tan fuerte como su eslabón más débil.

En una conferencia, alguien me dijo: “No creo que esto sea un gran problema, ¿qué es lo peor que le podrías hacer a mi casa?” Le respondí que podría incendiarla.

Mayor información en El Economista

La pornografía en internet y su relación con factores familiares y sociales

Al abordar este artículo me vienen a la mente varios casos en consulta pero sobre todo dos en particular en los cuales, las madres y padres respectivos, se preguntaban una y otra vez “Qué hicimos mal para que a pesar de haberle advertido a nuestro hija sobre la pornografía en internet, acabara interesándose por ésta”. En un caso, los padres habían decidido darle un celular a su hija de 11 años y en el otro caso, permitían a su hija de 13 años prolongar el uso del iPad, porque confiaban en ellas, y les habían prohibido el acceso a ciertas series que tenían connotación agresiva y sexual.

Para ambas familias fue muy frustrante y generador de una gran decepción, haber descubierto que sus hijas llevaban entre 6 y 8 meses accediendo a temas de pornografía y cuando las confrontaron, ellas se mostraban incapaces de comprender su conducta. 

Conforme fui trabajando cada caso, encontré que tenían en común cuatro aspectos: 

  1. Dificultad previa por parte de los padres para abordar el tema de sexualidad con su hija.
  2. Presión social ejercida por las amigas de la escuela.
  3. Miedo a ser excluida del grupo social.
  4. Sensación de inconformidad y frustración en su respectiva familia. 

Cuando los hijos se sienten inconformes, frustrados e  indefensos ante situaciones recurrentes a nivel familiar y sienten que sus padres mantienen actitudes rígidas que obstaculizan el diálogo y la comprensión, pueden llegar a manifestar, a nivel inconsciente, conductas rebeldes, y si a esto se le  suma el temor a quedar excluida de un grupo social, quedan expuestos a las influencias negativas y  a una mayor propensión a llevar a cabo aquello que ha sido prohibido y que está accesible, como es el caso de la pornografía en internet.

Pueden ser muy diversas las causas que lleven a los chicos a la pornografía en internet, sin embargo, se puede prevenir si los padres de familias llevan a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Aprender estrategias para que, en las diversas etapas del desarrollo de sus hijos, aborden el tema de sexualidad.
  • Comunicación y apertura para que en familia se platique de manera abierta y respetuosa sobre las diferentes emociones que todos pueden sentir como enojo y frustración, sin que eso represente algo negativo, sino que por el contrario sea visto como una oportunidad de expresión y crecimiento personal y familiar.
  • Reflexionar en familia sobre el nivel de reflexión  que promueven y sobre la manera en que las acciones se llevan a cabo como resultado de estar convencidos y no como resultado de la presión y/o imposición que  a veces, inconscientemente, se llega a ejercer.
  • A través del desarrollo de dinámicas o estrategias que favorezcan la escucha, comprensión y empatía hacia sus hijos con la finalidad de que ellos no se sientan indefensos ni impotentes, pero sobre todo SOLOS, lo que los lleva a buscar compañías que pueden no ser su mejor influencia.

No te pierdas los siguientes artículos en los que seguiremos hablando del tema de pornografía en internet y la manera de hablar sobre esto con nuestros hijos.

Por Gabriela Oseguera

Sexualidad o pornografía en internet

A consulta llegan chicos de 10 y 12 años, e incluso algunos adolescentes, que al día de hoy confunden la sexualidad con la pornografía y, a veces, por querer saber de sexualidad, acaban interesándose por videos pornográficos y/o escenas eróticas que distorsionan la riqueza y la belleza de nuestra sexualidad humana.

La sexualidad es un aspecto central del ser humano presente a lo largo de toda la vida. Incluye el sexo, las identidades y roles sexuales, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. Se recomienda que como madres y padres que somos, cuestionemos sobre el tipo de educación sexual que recibimos, si es que la tuvimos, con el fin de que los tabúes o experiencias del pasado, no obstaculicen el fluir de nuestra sexualidad ni la de nuestros hij@s; desarrollemos la habilidad para manifestar apertura, acompañamiento e información clara y completa, sobre la experiencia de la sexualidad en cada etapa de la vida y guiemos adecuadamente a nuestr@s hij@s para que aprendan a aceptar, disfrutar y a vivir su sexualidad de manera plena y responsable. Será importante estar preparados como adultos ante las dudas e inquietudes que puedan surgir, dejando que el conocimiento de nuestros hij@s, nos marque la pauta y los alcances de la información a la que buscaremos llegar.

Por su parte, el término pornografía se utiliza para las descripciones por cualquier medio (escrito, sonoro, visual, etc.) que sean explícitas en cuanto al sexo, relaciones sexuales u órganos sexuales, cuyo objetivo es excitar o intentarlo a quien lo recibe. Será importante aclarar con los hijos que tanto el sexo como la pornografía, tanto real como digital, conducen a la liberación en el cerebro de la dopamina, que es un neurotransmisor cerebral relacionado con las funciones motrices, las emociones y el placer, sin embargo, la pornografía produce una especie de “inundación de dopamina” que promueve la repetición de la conducta y puede derivar en un círculo vicioso que lleve al individuo a perder la capacidad de gobernar su propio cuerpo.

Considero que cuando se adquieren los conocimientos en torno a la sexualidad y se valora y respeta en cualquier persona, menores probabilidades existirán de recurrir a la pornografía en internet, de manera voluntaria.

Es común que los chicos y chicas a diversas edades reciban información distorsionada sobre alguno de estos dos temas o a veces oculten su interés. En ambos casos es preferible que como adultos, antes de regañar o abordar la situación de manera negativa, comprendamos las causas que están influyendo y propiciemos una comunicación de confianza para guiar adecuadamente y, en caso necesario, recurrir con un especialista para profundizar sobre el tema.

Por Gabriela Oseguera

Ciberacoso, un peligro social

Con información de Diario de Yucatán

Necesaria legislación.

  • Por Mario Maldonado Espinosa @mariomaldonadoe
  • Asesor Jurídico

Con el paso de los años, los medios tecnológicos y la forma de comunicarse de las personas fueron cambiando. De reuniones en persona se pasó ya a reuniones virtuales.

Antes, el teléfono fijo era el modo más utilizado para comunicarse; posteriormente llegaron las computadoras y con ellas aparecieron las redes sociales. Hoy día personas de todas las edades suelen hacer uso de una red social para comunicarse, enterarse de acontecimientos y saber de situaciones que están pasando en el mundo, así como con las personas.

Las redes sociales son un instrumento que ayudan mucho a afianzar los lazos entre personas. Cuando son bien utilizadas, promueven valores, ayudan a solidarizarse, a construir el bien común, pueden ayudar a prevenir diversas situaciones, te mantienen en contacto, conoces rápidamente gente nueva y te ayudan a estar informado en tiempo real.

Sin embargo, desafortunadamente también hay aspectos negativos ante tales avances, pues muchas personas han sido víctimas de delitos y fraudes a través de las redes sociales, de difamaciones injustificadas, insultos, amenazas, de hechos que afectan la vida privada de las personas. Otras veces, las redes sociales han sido utilizadas para discriminar o bien para intimidar, para publicar sin ningún derecho y sin escrúpulos información falsa o íntima de las demás personas.

A ese tipo de conductas se les denomina “ciberacoso”, considerado como un problema que va en aumento. El ciberacoso se da en personas de todas las edades, niños, adolescentes, jóvenes y adultos.

Ante ello, es necesario tomar cartas en el asunto para terminar con este flagelo. El ciberacoso y la violencia en línea son temas que requieren ser atendidos con urgencia, pues todos los días vemos cómo de manera injusta muchas personas son molestadas; por lo tanto, hay que acabar con este tipo de violencia.

Dos vertientes de la tecnología: por una parte, las redes sociales permiten y ayudan a ser mejores personas, pero por otra parte, hay personas que aseguran que el internet y las redes sociales se han convertido en sitios sin bondad.

Pero el ciberacoso o el acoso digital también puede darse de diversas maneras; como ejemplo está la intimidación a través de mensajes instantáneos, publicaciones, correos electrónicos, mensajes de texto o creando un sitio “web” en el que se burle de alguien a través de imágenes; también puede darse cuando alguien es tratado de forma hiriente o desagradable a través de los teléfonos móviles o en línea, y por la apropiación y publicación de fotografías inapropiadas o poco favorecedoras de las personas.

Un detalle que hay que destacar es que el ciberacoso se esconde bajo el anonimato de quien lo ejerce, normalmente es una persona conocida o cercana a las víctimas, en ocasiones, aunque no tienen rostro o inventan nombres o perfiles, son muy fáciles de identificar; para ello es necesario que dicha conducta esté plenamente castigada en el Código Penal, a efecto de otorgarles herramientas a las autoridades de investigación y de aplicación de justicia, pues éstas conductas ya no pueden ni deben quedar impunes, tienen que ser castigadas.

Pero esta situación puede ir más allá al darse el acoso de carácter sexual, por lo tanto, hay que evitar a toda costa este tipo de abusos.

Ya están en el Congreso del Estado iniciativas presentadas en esta materia y, por el bien de todos, esperemos que se legislen pronto.

El ciberacoso puede causar un daño profundo en las personas, es hora de que en Yucatán existan leyes para castigar estas conductas que producen menoscabo, incertidumbre y miedo, de ninguna manera puede verse como una censura.

El acoso no deber ser parte de la vida de los yucatecos, no debemos ser indiferentes ni permisivos, porue las consecuencias pueden ser devastadoras. Es urgente poner un alto.

Que las tecnologías de la información sirvan para hacernos mejores personas, no para crear más monstruos.— Mérida, Yucatán.

La era del ‘selfie’ y su efecto en el desarrollo de los más jóvenes

Con información de El País

Las nuevas tecnologías han dejado de ser nuevas y son medios para obtener fines y los niños son esponjas a la hora de aprender lo que se encuentra a su alrededor

Las Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación (NTIC) se han convertido en una parte integral en la vida de los niños y jóvenes. Poco a poco, transforman la educación y la forma en la que aprenden día a día. Internet es un universo aparte, que junto con el uso de distintos dispositivos como las tablets, smartphones y todas las plataformas de redes sociales y apps de mensajería, modifican y conforman la manera en la que hacen y mantienen amistades, así como la forma en la que gestionan su tiempo libre y de su integración, en general, en la sociedad. Y, aunque no todo es malo ni nocivo en Internet, el incremento por parte de los jóvenes en las redes sociales hace que sumen horas de ocio –y no tanto libre– en ellas, descuidando algunas de las actividades que, según los expertos, deberían fomentar más para un mejor y sano desarrollo de la adolescencia.

Para el doctor David Anderson, psicólogo clínico y director del Centro de trastornos de la conducta en Child Mind Institute, cuando los niños desplazan otras actividades apropiadas para su edad, como socializar, practicar algún deporte, hacer los deberes, e incluso la higiene y el sueño, es cuando se debe dar la voz de alarma. «Estos casos son de adolescentes que están sacando todo lo demás de sus vidas, no tienen amistades, no se relacionan, al menos sin estar conectados, y pueden estar fracasando en el colegio», matiza. Sin embargo, el experto afirma que la mayoría de las veces, cuando las personas dicen que alguien es adicto a Internet o a su móvil, lo están usando de forma coloquial. “Al llamarlo adicción, los padres comunican su preocupación de que tanto tiempo de pantalla no es saludable, como la sensación de que son incapaces de detenerlos”, agrega.

Límites difusos entre la adicción y la conectividad digital

Ciertamente, resulta complicado diferenciar cuando un niño está usando simplemente la tecnología, de cuando su vida gira en torno a ella, o que no puede vivir sin ella, y algunos padres pueden ver un comportamiento similar al de un adicto. “Cuando los niños se enfadan si les quitas el móvil, insisten en pasar más tiempo en las pantallas o pasan mucho tiempo desconectados pensando en cómo y cuándo volverán a estar en línea, son características que confunden, pero Anderson explica que este tipo de conductas pueden ser provocadas por muchas actividades placenteras y no constituyen una adicción. «La mayoría de las veces, lo que veo es que los padres que están preocupados por el comportamiento de sus hijos alrededor de las pantallas usan la palabra adicción cuando realmente no lo es», apunta.

Y es que, para el experto no existe la adicción a Internet o el teléfono. “Algunos en la comunidad psiquiátrica han propuesto un nuevo trastorno llamado trastorno de los juegos de Internet, para reconocer patrones poco saludables de juego”, pero para elevarse al nivel de un trastorno, el Dr. Anderson señala que la conducta sería muy extrema y perjudicaría gravemente la vida de un niño.

No obstante, un estudio reciente de Metricool ha concluido que Instagram es la red social más usada entre los más jóvenes, que la consideran como la más relevante e importante de todas. Tanto, que hasta hace unos días, salía a la luz como muchos niños, en su mayoría, menores de 13 años, suben fotos desnudos o en actitudes provocadoras para la obtención de ‘likes’ o compensaciones económicas, un tema que ha sorprendido y que ha causado un fuerte impacto.

Para Raúl Padilla, psicólogo, sexólogo y terapeuta, las razones para subir unas fotos sin ropa o en situación manifiestamente sexual pueden ser varias. “Desde conseguir un cierto estatus, aunque sea relacionado con la accesibilidad sexual, hasta la pertinaz insistencia por parte del medio en que lo haga. Es bastante común que se compartan fotos o vídeos eróticos entre compañeros de juegos que empiezan a descubrir la sexualidad, el problema es que cuando esa relación se rompe el vídeo y las fotos no vuelven, sino que quedan y pueden extenderse a un público para el que no habían sido destinadas”, explica.

La educación es siempre la clave

Las redes sociales dan una visión bastante reduccionista de la sociedad, simple y dirigida a encajar fácilmente. Solo hay que seguir la corriente y amoldarse a la marea. En palabras de Padilla “las redes sociales muestran a todos sus miembros de forma simplista cómo es la vida adulta y lo que pueden esperar, y la vida que pueden tener, eso sí, sin explicar los pasos necesarios para llegar a ese punto”, explica.

Padilla argumenta que es en la familia donde se debería educar, dado que la educación no solo consiste en la inculcación de unos valores y de un estilo propio de relacionarse con el mundo, sino que debería ir más allá, y dotar a la persona de las herramientas que necesitará a lo largo de su vida como la inteligencia emocional, la educación psicosexual, las habilidades sociales y la integración de Internet en los ámbitos vitales. “La rapidez del refuerzo, la estimulación continua y la escasa inversión para conseguir el refuerzo hacen que las redes sociales enganchen y mucho. Cada vez se necesita más tiempo para las redes, cuando se pide una limitación del tiempo se reacciona con enfado o incluso abierta hostilidad. Se evitan actividades en las que no se pueda tener fácil acceso al dispositivo para seguir la red social, y todas estas características nos dejan a una persona dependiente sin sustancia, pero adicta”, continúa.

“Las nuevas tecnologías hace años que han dejado de ser nuevas y simplemente son tecnologías, medios para obtener fines, y los niños son esponjas a la hora de aprender lo que se encuentra a su alrededor. El esfuerzo quizá es para los padres y educadores que deberían alfabetizarse primero ellos para, en un segundo lugar, dar pautas o poner límites a los niños”, concluye.

Más información en El País

Adolescente ruso murió electrocutado mientras se tomaba una selfie

Con información de The Sun

Según el medio británico The Sun, un niño adolescente murió en la parte superior de un tren, al sufrir una descarga eléctrica de 27 cables de 500 voltios, después de subir para impresionar a su novia.

Oleg Khoroshaev, de 13 años, se estaba tomando un selfie cuando sucedió el accidente en Karasuk, Rusia.

Una testigo dijo que un grupo de niños y la niña habían estado caminando al lado del ferrocarril en la ciudad de Karasuk, en la región de Novosibirsk, donde había un tren de carga estacionado.

«Oleg dijo que quería subir a un carro y otro chico planeaba seguirlo, preguntando ‘¿Cómo se siente allí?’ De repente, hubo una explosión en la parte superior del carruaje», comentó la testigo.

La policía rusa investiga si la causa de la descarga eléctrica se produjo debido a que el joven «se podría haber estado sacando una «selfie» al momento de estar sobre el carro del tren«.

«Todos instintivamente giraron la cabeza, pero cuando levantaron la vista, vieron una gran marca negra en el pecho de Oleg y luego se incendió».

El niño fue llevado al hospital y un médico luchó para salvar su vida, pero su muerte fue confirmada tres días después del incidente por los fiscales de transporte de Siberia Occidental.

«El niño ha fallecido», dijeron en un comunicado.

Un amigo negó que el niño se estuviera tomando una selfie, pero admitió que tenía su teléfono consigo.

Un informe dijo que el menor estaba «posando frente a su novia y sufrió una descarga eléctrica ante sus propios ojos».

Más información en The Sun